Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Cómo evitar el aumento de peso durante las vacaciones?

Aunque no lo creas, podés irte de vacaciones y volver a tu casa sin kilos de más.

Las vacaciones son sinónimo de descontrol de comida y excesos de bebidas alcohólicas. Me he tomado el trabajo de leer algunas investigaciones sobre el tema, y la mayoría coincide en lo que sucede cuando salimos de vacaciones o los fines de semana con nuestra alimentación.

Tras pasar más de dos años estudiando los hábitos alimenticios de miles de personas, Jeffrey Inman, profesor de la Universidad de Pittsburgh, llegó a la conclusión de que la cantidad y calidad de las comidas cambia drásticamente los fines de semana y durante las vacaciones. En un estudio, Inman revela que durante los festejos solemos consumir alimentos hipercalóricos y platos muy alejados de lo que recomienda la pirámide alimenticia para una dieta equilibrada y saludable.

Científicos de la Universidad de Vanderbilt han llegado a una conclusión similar y advierten que comemos más y peor en vacaciones. Por último, nuestro querido Doctor Cormillot nos dice acerca de este tema: “Las vacaciones son un período tan agradable como desafiante para quienes están cuidando su peso. El tiempo libre permite el descanso, relaja y es saludable, pero a algunas personas las predispone a transgredir los límites que se han puesto con la comida durante todo el año. Por eso, un buen desafío es proponerse simplemente mantener el peso actual. Con eso podemos darnos por satisfechos y retomar la intensidad después del verano”.

Aunque no lo creas, podés irte de vacaciones y volver a tu casa sin kilos de más. Me preguntarán ¿cómo hacer? En primer lugar, comer con moderación (sea lo que sea). Incorporar alguna actividad física mientras duren las vacaciones (más si vamos a la playa), evitar estar todo el día sentado y salir a caminar o a correr si es que lo hacemos de manera habitual.

Evitemos la comida rápida y las bebidas que contengan muchas calorías, elijamos ante todo el agua y, si no te gusta, alguna bebida sin gas. Desde mi punto de vista, nada de prohibiciones en las vacaciones, pero sí tratar de comer más frutas y verduras. Por ejemplo, les sugiero que comiencen con una linda ensalada multicolor (todo entra por los ojos), con aceite preferentemente de oliva, aceto balsámico o vinagre o sólo limón. Cuando llegue el momento de los platos principales, acompañemos con verduras en lugar de papas fritas o puré. Si podemos, evitemos la panera que tanto nos tienta.

Cuando lleguemos al postre (momento tan tentador), observemos con cuidado qué vamos a pedir. Lo más recomendable es una ensalada de fruta o fruta de estación, pero en el caso que elijas un postre tratemos de consultar a algún integrante de la mesa si quiere compartirlo.

Como verán, los que sugiero son cambios muy pequeños, pero muy beneficios para nuestra salud. Así, cuando volvamos de nuestras vacaciones no tendremos que angustiarnos por el aumento de peso, y llegaremos a casa felices de que tuvimos una estadía perfecta.

Rating: 0/5.