Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Nuestra Salta de ayer brilla en Facebook

La nostalgia y los recuerdos llevaron a miles de salteños a reconstruir con imágenes la ciudad de Salta de hace algunas décadas.

En Salta, como en gran parte del país, el cierre de locales ha sido una tendencia los últimos tiempos. Algunos simplemente porque han agotado su historia y sus vidas llegaron al final, otros fueron complicados por problemas económicos. Muchos de ellos son lugares históricos y referentes de Salta.

El cierre de un lugar genera discusiones, y también despierta recuerdos de antes. En Facebook, un conjunto de salteños decidió recolectar y reconstruir Salta a lo largo del tiempo. Formaron un grupo en esa red donde cada usuario aporta una imagen o una historia.

Algo muy frecuente es el contraste de las calles de La Linda llenas de carteles de empresas emblemáticas de aquellos tiempos. Carteles que cruzaban las calles de un lado a otro y daban una iluminación colorida que formaba un paisaje urbano único.

Entre los lugares históricos que menciona cada usuario, muchos coincidieron en Casa Tía, Súper Estrella, Lozano, La Mundial, Casa Heredia y Casa Moschetti. Lugares que, para quienes superan las tres décadas, tienen un valor importante. Porque han vivido parte de su vida consumiendo en esas empresas, porque tienen recuerdos con la familia.

Las fotos muestran a las empresas como lugares históricos, porque realmente lo son. No tendrán influencia sobre la historia nacional, pero sí sobre las familias, sobre la vida de esos tiempos y la cultura. En un paralelismo con otras provincias como Jujuy o Tucumán, los paisajes que formaban estos caminos llenos de carteles, gente y autos antiguos son similares.

No hace falta declarar la Independencia para ser parte de la historia

Estos lugares son históricos y lo seguirán siendo, mientras alguien vea una foto y automáticamente reactive un recuerdo de afecto. La nostalgia en este grupo de Facebook genera una discusión que une, en lugar de separar a los salteños. Probablemente en unas décadas más otra generación haga un contraste reflejando nuestros tiempos con los que vienen. Valorando, en un futuro, cada rincón de la ciudad en la que vivimos hoy.