clima-header

Buenos Aires - - Sábado 04 De Diciembre

Home Gente Nostálgicos Los inigualables remedios de las abuelas

Los inigualables remedios de las abuelas

En Santa Fe, las abuelas tenían remedios y métodos curativos que eran infalibles. Recuerdos de una época de salud casera.

Nostálgicos

Cuando los santafesinos adultos éramos chicos, pocas cosas verdaderamente ameritaban que te llevaran al doctor. Tenía que ser algo grave, o una intervención quirúrgica. Para todo lo demás, estaban los remedios de las abuelas. El interior de Santa Fe, y el argentino en general, tiene una larga tradición de curanderismo. Se trata de algo más que “magia”. Es sabiduría popular aplicada a la salud. Convengamos que, históricamente, la mejor farmacia fue siempre la naturaleza.

Con la llegada del invierno, llegan también los primeros resfriados, la tos, la fiebre. Pero también llegaba entonces la acción inmediata de los mayores poniéndose en campaña para curarnos, con esos cuidados tan especiales y los remedios caseros que nos ayudaban a sobrellevar la enfermedad invernal.

El primer paso era tomarnos la temperatura corporal, con el termómetro de mercurio que nos colocaban en la axila para saber si teníamos fiebre. La clásica aspirina y un té caliente con mucho limón y a la cama, tapados con muchas frazadas, para transpirar toda la noche. Al día siguiente nos daban un buen baño con agua tibia que nos aliviaba, dejándonos como nuevos. Un buen desayuno y la clásica sopa de verduras, que tanto nos costaba tomar.

Pero no solo era el tratamiento de resfríos era la especialidad de las abuelas. Curar el empacho, tirar el cuerito, tomar la temperatura, quitar el mal de ojos, más conocido en Santa Fe como “ojeadura”. Todas estas artes eran parte de la medicina familiar de antes.

Te dejamos un repaso de algunas de estas practicas, muchas de ellas, olvidadas.

Medicina popular santafesina

  • Otra forma de bajar la fiebre era colocar ladrillos calientes a los pies de la cama. Sí, sí. ¡Ladrillos calientes! No fallaba.
  • Para “despegar el catarro” del aparato respiratorio existía un complejo sistema de ventosas que se colocaban en la espalda.
  • Las nebulizaciones con el vapor de una olla con sal o eucalipto eran lo mejor para descongestionar.
  • Si se venía el frío y querías prevenir el resfrío, había un particular sistema. Con un alfiler de gancho, se prendía un sobrecito con alcanfor a la camiseta. Tenía que hacer contacto con el cuerpo.
  • Para los parásitos del aparato digestivo, semillas de zapallo en ayunas.
  • Para el dolor de garganta, gárgaras con agua caliente y bicarbonato o sal.
  • Para la tos el jarabe, o una tacita de agua caliente con limón y miel para aliviar.
  • El Vick Vaporub, ideal para la congestión‎ nasal y que también nos frotaban en el pecho.
  • El hielo era lo mejor aliviar chichones heridas y demás golpes.
  • Membrillo y yogur se usaba para cortar la diarrea.
  • Una fórmula secreta se recitaba, al ritmo que se medía el empacho con una cinta métrica. En pocas horas se curaba.
  • Era muy común hacerse sacar las amígdalas (esto sí se hacía en un sanatorio, ¡ja!). Luego, había que ir a tomar un heladito.

Las abuelas sabían mejor que nadie como prevenir o curar las enfermedades cotidianas. Contanos vos, ¿qué recordás de la medicina casera de tu infancia?

Fecha de Publicación: 04/08/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Salud y Estética
Vida de Yoguini Moderna - Cómo relajar y elongar el cuello ¿Dolor Cervical?

Con estos simples ejercicios vas a poder relajar el cuello y aliviar el dolor.

Espectáculos
Influencers Leo Maslíah. El humor no está en mi esfera de intereses

Vuelve Leo Maslíah a Buenos Aires con “Influencers” junto a Daniel Hendler. Una nueva puerta al geni...

Historia
Subte Buenos Aires 1913 Subterráneo de Buenos Aires. El reino olvidado.

Los primeros días de diciembre de 1913 los porteños serían los primeros en Hispanoamérica en viajar...

Tradiciones
mate-amargo ¿Te gusta el mate amargo?

Te enseñamos cómo curar el recipiente para que disfrutes de los amargos más ricos.

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades