clima-header

Buenos Aires - - Domingo 26 De Junio

Home Gente Nostálgicos Los bailes del Internado

Los bailes del Internado

El primer baile se realizó en el “Palais de Glace”, con la participación de la orquesta de Francisco Canaro, donde estrenó el tango milonga “Matasano”.

Nostálgicos
Los estudiantes universitarios porteños de la Facultad de Medicina festejaron la llegada de la primavera realizando, el 21 de setiembre de 1914, el primer “Baile del Internado”. Se ingresaba al Internado mediante una rigurosa selección entre los estudiantes que habían prestado servicios gratuitos en los hospitales durante tres años. Cuando cursaban el quinto año, accedían mediante un concurso. El Internado brindaba casa, comida y un pequeño sueldo compensatorio a los estudiantes con escasos recursos. El primer baile se realizó en el “Palais de Glace”, con la participación de la orquesta de Francisco Canaro, donde estrenó el tango milonga “Matasano”, dedicado a los internos del Hospital Durand. Al año siguiente, Francisco Canaro estrenó el tango “El Internado”. A partir de 1916 los bailes se realizaron en el “Pabellón de las Rosas”, ubicado en la Avenida Alvear y Tagle. Había una rivalidad que buscaba establecer quién hacía las bromas más pesadas. Los ganadores eran los estudiantes de Medicina: llevaban piezas de la morgue. Vicente Greco compuso “El Anatomista” en 1916. En 1917, Osvaldo Fresedo compuso para los internos del Hospital Fernández el tango “Amoníaco” y en 1919 el tango “El sexto”, por ser el baile número seis. Augusto Berto compuso “El séptimo”. Ricardo Brignolo compuso los tangos “El octavo” y “El noveno” y en 1923, “El décimo”. Los practicantes también realizaron concursos de espectáculos teatrales en el Teatro Victoria, ubicado en Hipólito Yrigoyen y San José, con la participación de chicas non-sanctas, representando títulos como “Adán y Eva en el paraíso”, “Landrú”, y otros. El 21 de setiembre de 1924, Osvaldo Fresedo estrenó en el Teatro Victoria el tango “El once”, que coincidiría con el undécimo y último baile. Dos semanas y media más tarde, ocurrió un suceso trágico en el Hospital Piñero cuando su administrador apuntó con un revólver a la cabeza de un estudiante matándolo, al repeler una de las tantas bromas estudiantiles. Final para los inolvidables bailes del Internado en ese Buenos Aires de ayer.

Fecha de Publicación: 14/10/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Editorial
Adepa2022 Premios Adepa el Periodismo 2022. Lauros a un servicio público esencial

Hasta el 31 de julio tenés tiempo de participar en la convocatoria a colegas y estudiantes universit...

Editorial
Adolfo Prieto Adolfo Prieto. Sobre la indiferencia argentina

Continuando el rescate de pensadores argentinos esenciales, el crítico literario Adolfo Prieto en un...

Música
Tango Gardel Buenos Aires es Gardel

El Mudo fue, antes que nada, un porteño de ley. Un amor que empezó en pantalones cortos con su Bueno...

Historia
Eduardo Wilde Los descamisados, versión 1874

El descamisado no es un invento del siglo XX, ni exclusividad de un partido. Antes de mis descamisad...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades