Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La mejor receta

Un clásico que no muere y se reinventa: los bodegones. Platos simples y abundantes, buen precio, ambiente de hogar y trato cercano.

En épocas de empanadas en frasco, hamburgueserías, cervecerías artesanales y limonadas de jengibre, hay un clásico que no muere y se reinventa: los bodegones. Platos simples y abundantes, buen precio, ambiente de hogar y trato cercano. La fórmula es simple y rendidora.Hay gente para todo, eso es claro. A algunos les gustan las porciones minúsculas y los platos distintos; otros prefieren que la milanesaa la napolitana con fritas desborde la bandeja. Literalmente. Los segundos, de seguro, son los que mantienen viva la esencia del bodegón.Sin embargo, más allá de las raciones abundantesy los clientes fieles, hoy estos establecimientos tienen un plus a su favor: lo vintage también está de moda. Hoy un bodegón con varias décadas encima no es “viejo”; se revaloriza con sus sifones, sus fotos antiguas, sus escudos de fútbol, sus mesas simples y su vajilla sin pretensiones.Como sea, es bueno saber que los tiempos cambian, las tendencias traen nuevas propuestas, pero lo básico, lo simple, permanece inamovible. Y, aunque cada tanto nos hagamos una escapada por los barrios más in de Palermo, nada como un almuerzo de domingo en familia, desbordados de pasta, tortilla, matambre y –de postre– flancon mucho dulce de leche.

Rating: 0/5.