Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El tapado de mi viejo...

Jugar al billar y cenar, recuerdos de ese Buenos Aires nostálgico.

A fin de festejar la aprobación de la última materia de Medicina con los compañeros de la guardia Hospitalaria, a mediados de 1960, resolvimos reunirnos en un café del centro para jugar al billar y luego cenar. Aproveché la ocasión para invitar a mi padre a compartir la salida. Una vez en el café, elegimos la mesa, unos tacos y comenzamos a jugar. Uno de mis compañeros invitó a mi padre a que eligiera un taco. Aceptó con poco entusiasmo. Cuando llegó su turno, pifió. Repitió el tiro y pifió otra vez. Nuevo intento y nueva pifiada. Entonces nos dijo: “Jueguen ustedes... hace tanto tiempo que…” y dejó la frase en suspenso, y a su taco apoyado sobre la pared. Al colocarlo en su sitio, observé que estaba incompleto: no tenía punta. Lo cambiamos y nuevamente lo invitamos a integrarse. Todos habían marcado puntos. Llegó su turno y nueva pifiada. Pero alguien dijo: “Intente otra vez”. Lo hizo y acertó 3 carambolas. Alivio y alegría por parte de todos. Cuando llegó nuevamente su turno repitió en voz baja: “Es que hace tanto tiempo…”, y anotó 2 carambolas más. Parecía que le iba tomando la mano. Estaba último pero en su siguiente entrada anotó 7 carambolas y se puso segundo.  Siguió el juego y nuevamente anotó 8 carambolas y pasó al frente. En la entrada siguiente ganó. "Es un tapado”, dijeron mis amigos. Por una carambola nuestra, tu papá hace diez. Entonces, la pregunta obligada: “¿Usted sabía jugar al billar?”. Y nos dijo: “Es que hace mucho tiempo que no juego. De soltero frecuentaba “Los 36 Billares” y jugaba unas 2 horas diarias. Pero eso ocurrió hace mucho tiempo..." La cena nos permitió compartir de muchos detalles de la época  a la que se refería mi padre. Recuerdos de un tiempo compartido con mi viejo en ese Buenos Aires nostálgico.

Rating: 0/5.