clima-header

Buenos Aires - - Domingo 02 De Octubre

Home Gente Nostálgicos El mercado

El mercado

Hoy, la tecnología nos proporciona los espectaculares hipermercados donde hay de todo, excepto diálogo y contacto humano

Nostálgicos

Al ingresar, se experimentaba una serie de olores distintos y característicos, con predominio de las aves y pescados. Eran épocas de carencia de heladeras a hielo, y se consumían alimentos muy frescos o recién faenados, que no podían conservarse mucho tiempo, no había congeladoras. Se elegía una gallina de la jaula correspondiente y al instante era sacrificada y desplumada, en un tacho de latón, conteniendo agua caliente, o en una pileta exclusiva para ese fin. El piso del mercado estaba recubierto de aserrín de madera en toda su extensión y al caminar, se percibía la sensación de deslizarse. La “Orquesta del Mercado”, un trío compuesto por bandoneón, violín y batería, ejecutaba cada mañana valses, tangos, milongas, pasodobles y rancheras para los clientes. Niños y adultos se detenían, no sólo por curiosidad, sino para solicitar la ejecución o la repetición del tema musical de moda. La carne y el pescado expuestos sobre los fríos mármoles helados, eran clásicos del mercado. Se verificaba la calidad de la mercadería, su aspecto y frescura. Alrededor de las lámparas o colgando de ellas, se colocaba un papel atrapa moscas; era una cinta retorcida y pegajosa, intento optimista de reducir la abundante población de insectos que allí pululaban, especialmente en los puestos de carne y pescado. En el puesto de frutas, se compraban por docena las peras, duraznos, manzanas y bananas. El fin de semana era catastrófico para la mercadería no vendida. El sábado por la mañana, las ofertas eran comunes. Las frutas muy maduras, se ofrecían en cantidad de 30, 40 o más unidades, a precios muy bajos, que eran rápidamente aprovechadas por las amas de casa para preparar compotas. Los precios eran algo menores que en los almacenes y carnicerías. El pago era al contado exclusivamente y la discusión por los precios, era una constante, renovada con cada artículo. La pelea por el centavo, era muy dura. La relación con la clientela, era cálida y cordial. Se concurría una vez por semana, estableciéndose casi una amistad con los vendedores y vecinos. Era una relación humana y dialogada, de intercambio. Hoy, la tecnología nos proporciona los espectaculares hipermercados donde hay de todo, excepto diálogo y contacto humano.

Fecha de Publicación: 19/09/2018

Compartir
Califica este artículo
3.00/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Cacho Fontana Cacho Fontana. Con seguridad

Pocos animadores calaron tanto en la retina, y los oídos, de los argentinos como Cacho, que se fue c...

Gastronomía
Catena Zapata Catena Zapata, entre las 100 mejores bodegas del mundo

Como todos los años, la revista norteamericana Wine & Spirits elaboró un listado con las que conside...

Espectáculos
Lino Patalano Lino Patalano. Un fabuloso productor que revolucionó la escena artística

El realizador ítalo-argentino, recientemente fallecido, con su desembarco en la industria del espect...

Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Las Violetas confiteria Historia de los barrios porteños. Almagro, gloria de guapos, idilios y poesía

De las barriadas porteñas más populosas que acuñó la industria nacional, la educación, la Fe, los me...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades