Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El mandolín de mi abuelo

Como a buen napolitano, a mi abuelo le gustaban los juegos carteados y la música.

Como a buen napolitano, a mi abuelo le gustaban los juegos carteados y la música. Fui un afortunado al poder disfrutar, desde niño, sus ejecuciones en mandolín, instrumento que dominaba a la perfección. Al caer la tarde, se ubicaba en un sillón del vestíbulo, en la casa chorizo donde vivíamos, desenfundaba el mandolín, lo acomodaba sobre la panza, y luego de algunas escalas comenzaba la ejecución de típicas canzonetas napolitanas, que, según el canto de mi madre, me inducían a pensar qué aspecto tendrían los sitios de Italia que evocaban. Veo su rostro sereno, con sus ojos azules, su bigote bien recortado, sus anteojos de marco grueso color marrón y su cabello escaso, gris y bien peinado. Sus manos recorrían el diapasón con agilidad, logrando producir sonidos claros y bien definidos, que resumían el sabor nostálgico de esas canciones. Escuchaba a mi madre cantarlas frecuentemente, aprendiendo una fonética cuyo significado no conocía. Estas vivencias han quedado fijadas a mi memoria con precisión. ¡Qué bien sonaba ese mandolín en ese Buenos Aires ya lejano!
Rating: 0/5.