Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El Italpark

El Italpark

Seguramente haya ido muchas veces al Italpark, el ¿único? parque de diversiones que hubo alguna vez en la ciudad de Buenos Aires. Pero sólo recuerdo la última. Fue en 1990. Más precisamente, el 30 de junio de 1990. ¿Cómo lo recuerdo? Porque fue el día en que Argentina le ganó por penales a Yugoslavia en el mundial de Italia, el día que empezó a gestarse el heroísmo de Sergio Goycoechea, el famoso “Goyco”, un precursor del “hoy te convertís en héroe”, frase que tranquilamente lo podría haber tenido como protagonista.

Ese día fui al Italpark porque era el cumpleaños de mi amigo Lalo Torrada. Me acuerdo de ir con mi papá, festejando en el auto durante el trayecto por la victoria que acabábamos de conseguir, junto a muchos compatriotas igual de felices que nosotros. Además, yo estaba yendo al Italpark, lo cual siempre era una alegría. Si ese no es el mejor recuerdo de mi infancia, pega en el palo. Ese día subí al Pulpo, varias veces a los autitos chocadores, entré al tren fantasma y subí, haciéndome el superado, a alguna montaña rusa, cosa que odiaba pero me obligaba a hacer para demostrar una valentía idiota.

Pero lo que no puedo sacarme de la cabeza es que no tuve el coraje necesario para subir al Matter Horn, un juego mecánico que consistía en unos carritos que, empujados por la fuerza centrífuga, en el clímax de la velocidad se ponían paralelos al suelo. El lunes siguiente al cumpleaños, en el colegio se formaron dos grupos: el de los que se habían animado a subir al Matter Horn, convertidos en héroes como el Goyco, y los que no, unos cobardes entre los que me encontraba yo.

Cuando sólo un mes más tarde se produjo el accidente (producto de la falta de mantenimiento, en realidad no fue un accidente: fue un incidente) en el que murió Roxana Alaima al descarrilar el Matter Horn, fue la primera vez en mi vida que sentí que la muerte nos llega a todos, que puede acechar en cualquier esquina. Ojalá Roxana esté descansando en paz.

Rating: 0/5.