Los bares automáticos - Nostálgicos y Apasionados - Ser Argentino Skip to main content

Los bares automáticos

Estuvieron de moda durante las décadas de 1930 y 1940.
Nostálgicos y Apasionados
| 01 agosto, 2019 |

Durante las décadas de 1930 y 1940, el sistema del “Bar Automático” estuvo de moda. Tenía como antecedente el “Bar Automat”, aparecido en el año 1907 y ubicado en Bartolome Mitre 463.

No tuvo éxito de inmediato, dado que debieron pasar casi 30 años para que se pusiera en vigencia. A partir de la década de 1930, aumentó su popularidad, apareciendo una serie de variaciones en la presentación del llamado “lunch higiénico”. Los más populares eran los que tenían formas de cilindros de vidrio abovedados con estantes en su interior y empotrados en la pared. En cada estante había un alimento determinado: sandwiches de milanesa, jamón crudo, mortadela, salame o queso, o porción de tortilla de papas. Sandwiches de miga, empanadas, queso y dulce, pasta frola, panqueques diversos. Se colocaba una moneda de 10 o 20 centavos en la ranura, se giraba una manivela y descendía el plato elegido, que se extraía por una abertura inferior.

El éxito de este método aumentó la cantidad de bares automáticos y de las distintas comidas, con una mayor variedad en el menú. Los cilindros de vidrio se ubicaron en paredes que pertenecían a cocinas, por lo que se solicitaban sopas, asado con papas fritas, buseca, pastel de carne, albóndigas, elementos que constituían en su mayor parte el menú.

Su contenido era constantemente renovado, de acuerdo con la demanda. Un empleado abría una puerta y colocaba el plato elegido, previo pago. Para las bebidas, se seguía un sistema similar con las botellas, aunque había bares que vendían bebidas sueltas, en vasos que contenían la misma cantidad.

Fueron famosos los bares ubicados en Avenida de Mayo al 800, en la Galería Güemes, en Rivadavia y Carhué, en la zona de Liniers. A la salida de las canchas de fútbol y del hipódromo, aparecieron bares automáticos ambulantes, montados en ómnibus o camiones, con seis a ocho ventanillas donde podían obtenerse sándwiches, bebidas, empanadas y algunos postres. A fines de la década del 40, fueron desapareciendo estos precursores del autoservicio.

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar