Skip to main content

Los bailes del Internado

El primer baile se realizó en el “Palais de Glace”, con la participación de la orquesta de Francisco Canaro, donde estrenó el tango milonga “Matasano”.
Nostálgicos y Apasionados
21 agosto, 2019

Los estudiantes universitarios porteños de la Facultad de Medicina festejaron la llegada de la primavera realizando, el 21 de setiembre de 1914, el primer “Baile del Internado”. Se ingresaba al Internado mediante una rigurosa selección entre los estudiantes que habían prestado servicios gratuitos en los hospitales durante tres años. Cuando cursaban el quinto año, accedían mediante un concurso.

El Internado brindaba casa, comida y un pequeño sueldo compensatorio a los estudiantes con escasos recursos. El primer baile se realizó en el “Palais de Glace”, con la participación de la orquesta de Francisco Canaro, donde estrenó el tango milonga “Matasano”, dedicado a los internos del Hospital Durand. Al año siguiente, Francisco Canaro estrenó el tango “El Internado”. A partir de 1916 los bailes se realizaron en el “Pabellón de las Rosas”, ubicado en la Avenida Alvear y Tagle.

Había una rivalidad que buscaba establecer quién hacía las bromas más pesadas. Los ganadores eran los estudiantes de Medicina: llevaban piezas de la morgue. Vicente Greco compuso “El Anatomista” en 1916. En 1917, Osvaldo Fresedo compuso para los internos del Hospital Fernández el tango “Amoníaco” y en 1919 el tango “El sexto”, por ser el baile número seis. Augusto Berto compuso “El séptimo”. Ricardo Brignolo compuso los tangos “El octavo” y “El noveno” y en 1923, “El décimo”.

Los practicantes también realizaron concursos de espectáculos teatrales en el Teatro Victoria, ubicado en Hipólito Yrigoyen y San José, con la participación de chicas non-sanctas, representando títulos como “Adán y Eva en el paraíso”, “Landrú”, y otros. El 21 de setiembre de 1924, Osvaldo Fresedo estrenó en el Teatro Victoria el tango “El once”, que coincidiría con el undécimo y último baile. Dos semanas y media más tarde, ocurrió un suceso trágico en el Hospital Piñero cuando su administrador apuntó con un revólver a la cabeza de un estudiante matándolo, al repeler una de las tantas bromas estudiantiles. Final para los inolvidables bailes del Internado en ese Buenos Aires de ayer.

Rating: 4.0/5. From 1 vote.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X