Skip to main content

Cuando las drogas prohibidas se compraban sin receta

La morfina, cocaína, heroína, opio y marihuana, se vendían en las farmacias o boticas sin receta.
Nostálgicos y Apasionados
23 octubre, 2019

La morfina, cocaína, heroína, opio y marihuana, eran considerados medicamentos milagrosos y se vendían en las farmacias o boticas sin receta.

En las primeras décadas del siglo XX, era común el empleo de cigarrillos balsámicos antiasmáticos que contenían marihuana. Se recomendaba fumarlos lentamente, aspirando con fuerza el humo. Junto con los papeles azoados balsámicos fumigatorios, que calmaban al instante los ataques de asma y sofocación, en especial durante la noche, porque no podían dormir. Se hacía arder el papel dentro de la habitación cerrada, provocando una atmósfera artificial muy favorable y grata para el enfermo, porque normalizaba rápidamente su respiración, durmiendo apaciblemente. Ambos productos, ampliamente difundidos, pertenecían al arsenal terapéutico del Dr. Andreu.

La cocaína en forma de gotas o jarabe, era una cura instantánea para calmar el dolor de la dentición en los bebés, mejorando su humor. Fue el ingrediente fundamental en los vinos generosos, por sus acciones medicinales y estimulantes, donde se destacaba el Vino Mariani,  mezcla de Vino Burdeos y Coca del Perú. Lo consumía el Papa León XIII, quien siempre llevaba un frasco consigo. Aceptó que su rostro apareciera  en la etiqueta de la botella y premió con una medalla de oro a su creador, Ángelo Mariani.

En los dolores de garganta, las tabletas con cocaína fueron indispensables para cantantes, maestros y oradores. Calmaban el dolor y tenían un efecto reanimador. Empleado también en los catarros, irritaciones bronquiales e insomnio.

El opio mezclado con alcohol alcanforado 46ª, se conocía como Elixir Paregórico. Se utilizaba para facilitar el sueño infantil con la siguiente dosificación: niños de 5 días, 3 gotas. Niños de dos semanas, 5 gotas. Niños de 5 años, 25 gotas. Adultos, una cucharadita.

El Láudano de Syndenham era una mezcla de Tintura alcohólica de opio con vino blanco y azafrán. Su indicación era el tratamiento del dolor, cualquiera fuera su causa.

En 1898 el Laboratorio Bayer puso a la venta el jarabe de Heroína, indicado para alivio de la tos infantil en catarros, bronquitis, asma y neumonía. Las campañas publicitarias incluyeron  la entrega de miles de muestras gratuitas a niños con tos. Pronto aparecieron casos de niños que reclamaban el jarabe, simulando tener tos. Entre 1898 y 1910, la heroína era promocionada como un sustituto no adictivo de la morfina, remedio contra la tos infantil. En 1913, se demostró que la heroína se transformaba en morfina al pasar por el hígado, y que era altamente adictiva, por lo que se suspendió la producción y venta.

Estos productos mejoraban la tos, la neumonía, el hambre, la depresión, las penas del desamor y cualquier otro malestar que se les ocurra.

Rating: 3.5/5. From 2 votes.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X