Buenos Aires - - Martes 22 De Septiembre

Home Gente Lo peor de nosotros Que no se nos vaya de las manos

Que no se nos vaya de las manos

Pensemos en el país que le queremos dejar a los que hoy todavía no tienen las herramientas para discernir el bien del mal.

Lo peor de nosotros
Lo que voy a narrar sucedió en la localidad de San Francisco de Laishí, en la hermosa y lamentablemente poco conocida provincia de Formosa. Dos menores de edad se pelearon (traté de rastrear las causas pero no pude encontrarlas) el martes pasado a la tarde. Para ser más precisos, cerca de las 5 de la tarde. Uno de ellos, de sólo 14 años (me pongo a pensar en cómo era mi vida a los 14 años y no puedo creer que alguien de esa edad pase por algo así), producto de los golpes entró en coma y un poco más tarde murió. Los médicos de la guardia a la que fue llevado luego de que los vecinos avisaran lo que estaba pasando, no pudieron hacer nada. Ya era muy tarde. Les juro que escribo esto y se me está cayendo una lágrima. El año pasado nació mi primer hijo, quizás eso tenga algo que ver. Lo veo como un ser que es pura emoción e inocencia, me lo imagino viviendo situaciones displacenteras y ya se me cae el mundo abajo. Esto no tiene punto de comparación, claro. Pero quizás sí lo tenga. Y si pienso por qué siento esta angustia en este momento, por qué pienso en él cuando escribo esto, es porque me siento responsable del país que le estoy dejando. En este momento es mi responsabilidad hacer lo que sea necesario para que él tenga las mejores oportunidades. Y una condición sine qua non es que no viva en un país (ni un mundo, pero eso ya me parece inmanejable) con ese grado de violencia. ¿Qué tiene que haber pasado para que un nene –a los 14 años sos un nene− mate a otro a piñas? ¿Qué ejemplos tiene en la casa, en el colegio, en la televisión, en los noticieros? ¿Qué mensaje le bajan los políticos, los periodistas, los personajes influyentes que opinan que al que no piensa igual hay que eliminarlo? ¿Cómo llega alguien como Bolsonaro a lograr esa cantidad impresionante de votos? ¿Cómo llega un programa de televisión que destila odio a tener las impresionantes cuotas de rating que tiene? Cuidado con los mensajes que damos, no sólo en términos verbales sino, sobre todo, en acciones. Hay mareas que una vez desatadas no se pueden frenar. Hitler llegó al gobierno con votos, nunca nos olvidemos de eso. Pensemos en el país que le queremos dejar a los que hoy todavía no tienen las herramientas para discernir el bien del mal. Es nuestra responsabilidad.

Fecha de Publicación: 27/10/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
 Karen Hallberg Una jujeña en lo más alto de la ciencia

La científica argentina Karen Hallberg fue elegida como integrante del Consejo de Representantes de...

Historia
La calesita: orgullo argentino La calesita: orgullo argentino

Una vuelta por la alegría de los niños que no venció la televisión, los videojuegos ni los smartphon...

Tradiciones
alpargatas Qué lindo que es estar en alpargatas

Cambiándole un poquito la letra a la frase de la canción, se expresa fielmente una auténtica tradici...

Espectáculos
famosos-mensajes Famosos que cobran por un saludo virtual

Se trata de una nueva modalidad laboral a la que ya se sumaron varias figuras del espectáculo argent...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades