Skip to main content

¿Por qué nos cuesta tanto dar una mano?

Lo peor de nosotros
18 diciembre, 2018

¿A quién no le pasó llegar a buscar el auto y que no esté? Lo primero que se te cruza por la cabeza es que se lo robaron. Pero a veces, al levantar la vista o mirar el cordón de la vereda, notamos que no fueron los amigos de lo ajeno los que se lo llevaron sino la grúa (que para algunos no son otra cosa que otro tipo de amigos de lo ajeno). En momentos como ese, ¿nunca dijeron “ma si, yo lo dejo tirado en el playón”? Lo que les voy a contar sucedió en Mercedes, provincia de Corrientes. Este señor, al recibir la multa, no abandonó su auto. Fue un paso más allá y lo prendió fuego en la cara de los inspectores.

El señor en cuestión es una persona muy humilde que, según la declaración de la esposa, había armado su camioneta de trabajo con restos de autos abandonados. Este McGyver del litoral, frente a la imposibilidad de comprarse un auto para trabajar, fue armando, con paciencia y mucha maña, un vehículo que usaba “para el laburo y para llevar a las nenas a la escuela, nunca nadie me vio andando a más de 20”. La policía, al pararlo en el control de tránsito, le pidió, por protocolo aunque sea, los papeles (de los que obviamente carecía). Consciente de que estaban a punto de confiscarle el vehículo, frente a la mirada atónita del personal de tránsito, roció en el techo con combustible y lo prendió fuego. Minutos después llegaron refuerzos policiales y bomberos para apagar las llamas.

El caso despierta un dilema muy interesante: ¿tiene derecho el ciudadano correntino a circular con un Frankenstein sin papeles? Yo diría que no, que pone en riesgo su integridad y la del resto de los conductores. Pero si no tiene otra opción, ¿qué pretendemos? Es evidente que no pudo acceder a ningún sistema crediticio para poder comprar un utilitario seguro. También es evidente que no pudo conseguir otro empleo en el que pueda prescindir del vehículo. ¿No debería el Estado, además de confiscarle el vehículo, tenderle algún tipo de soga que lo ayude a salir del pozo? Creo que es importante que cuando suceden este tipo de cosas nos detengamos a pensar en cómo se llegó a lo que se llegó y no sólo a confiscar el vehículo. Las sogas que tendemos no tienen que servir sólo para ahorcar.

Valoración: 5.0/5. De 2 votos.
Espere por favor...

Comentarios

También te puede interesar