Buenos Aires - - Sábado 19 De Septiembre

Home Gente Lo peor de nosotros La caja de Pandora

La caja de Pandora

Si el ojo por ojo es la manera, lo más probable es que terminemos todos ciegos

Lo peor de nosotros
Hace poco se viralizó un video en el que un supuesto ladrón de un celular en la provincia de Tucumán está detenido y esposado en el asiento trasero de un patrullero. Las puertas del auto están abiertas y vemos cómo diferentes transeúntes aprovechan la situación para golpear (patadas incluidas) al detenido ante la mirada impávida de los policías. Es decir, no sólo dejaron las puertas del patrullero abiertas, sino que no resguardaron la integridad física del detenido (que además, insisto, estaba esposado). Los agentes que permitieron esto cometieron un delito. Igual o más grave que el robo del celular. ¿Está mal robar un teléfono? Desde ya. No hay discusión al respecto. ¿Está mal la justicia por mano propia? También desde ya. Y tampoco hay discusión al respecto. ¿Está mal que la policía permita que golpeen a un detenido esposado? Sí, y es mucho peor que robar o que hacer justicia por mano propia. Para eso están las leyes. Habitualmente, el ojo por ojo surge en sociedades que no acceden a la justicia por otros medios. Tiene algo de resignación, de bronca, de impotencia y mucho de violencia contenida. Si el Estado no resguarda la seguridad de sus ciudadanos, es muy frecuente que sean ellos los que empiecen a hacerse cargo del problema. El tema es que la escalada de violencia, se supone, no termina nunca. ¿Cuánto “está bien” castigar a un ladrón de celulares? ¿Una piña? ¿Dos patadas? ¿Romperle una costilla? ¿Dejarlo cuadripléjico? ¿Asesinarlo? No es el ciudadano de a pie quien tiene que llevar a cabo el acto de justicia; para eso están las instituciones. Y por eso es peligroso: porque no estamos preparados para administrar algo tan complejo como la justicia. Los juristas debaten muchísimo tiempo para acordar las penas de los delitos, luego pasa por los legisladores, ya sea provinciales o nacionales, y recién ahí se establecen los códigos –en este caso el penal− y las leyes. Hay que tener muchísimo cuidado con el ojo por ojo. Porque si nos convencemos de que es la manera, lo más probable es que terminemos todos ciegos.

Fecha de Publicación: 05/09/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Música
Coral Campopiano Coral Campopiano: una vida de sueños y de lucha

Con una brillante carrera musical en Estados Unidos, Coral Campopiano volvió al país e impulsa una c...

Tradiciones
Teatro griego en Mendoza El teatro griego de Mendoza

Histórico. Toneladas de concreto sobre los cerros. El teatro griego solo existe para albergar la Fie...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Turismo
Se viene FeTuR

Ser Argentino es patrocinador y participante de la primera feria virtual de turismo en Argentina.

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades