clima-header

Buenos Aires - - Sábado 03 De Diciembre

Home Gente Lo peor de nosotros Historia Argentina del Crimen. ¡A colgar el referí!

Historia Argentina del Crimen. ¡A colgar el referí!

En 1946 un partido en Rosario casi termina en tragedia. Los hinchas enardecidos de Newell´s Old Boys atacaron al referí Osvaldo Cossio. Y estuvieron a punto de colgarlo de un árbol del Parque Independencia.

Lo peor de nosotros
A colgar el referí

En tiempos de VAR y repeticiones infinitas las actuaciones de los árbitros de fútbol pueden causar infinitas polémicas de café, pero las herramientas tecnológicas son elocuentes. No hay dudas, y los referí en el nuevo milenio poseen el respaldo documental –supuestamente- incuestionable. Casi ochenta años atrás Osvaldo Cossio se la jugó a dos minutos de la final en un caliente Newell´s versus San Lorenzo e invalidó el gol de triunfo Leproso. Y casi pierde la vida. Con incidentes descomunales desatados después que el Cuervo anotó el gol de triunfo sesenta segundos después, el hombre de negro escapó magullado a las inmediaciones del estadio, en el Parque Independencia, donde una horda de hinchas quisieron ahorcarlo. Con el cinturón al cuello fue rescatado a los sablazos por unos conscriptos.  Así salvó la vida en un encuentro que no sólo tuvo éste repudiable desenlace sino que originó el partido de fútbol más breve de la historia del deporte vernáculo. La Asociación del Fútbol Argentino dictaminó que se complete el partido suspendido en el minuto 89. Aquellos insólitos 70 segundos de 1946, o los 38-38 votos mágicos de 2015, 129 años de AFA donde todo pasa.

San Lorenzo quería romper la sequía de trece años sin campeonatos, monopolizados por River y Boca, y llegaba a Rosario con una delantera soñada, Armando Ferro, Reinaldo Martino y René Pontoni, el astro de Newell’s que había sido adquirido esa temporada por el Santo. Quien también arribó a la Chicago Argentina fue Osvaldo Cossio, desde hacía cuatro años arbitrando los partidos de Primera División. Entre 1926 y 1933 había sido arquero de las divisiones inferiores de Huracán, el club de los amores de este vecino de Boedo, y llegó a la suplencia en algunos partidos de la mayor, aunque un accidente en la maderera que trabajaba obligó a colgar los guantes. Pero Cossio siguió siendo fanático del club de Parque Patricios, algo que no nubló su buen desempeñados colegiado. Es más, en los partidos que tuvo que mediar frente al Globito, su amada escuadra perdió o empató. Era un juez honesto que dirigiría match de trascendencia hasta 1949, luego distinguido gremial de los árbitros, reconocido en 1983, y que fallecería en 1989 en San Antonio de Padua. Pero esta historia estuvo a punto de cortarse el 27 de octubre de 1946, en los primeros meses del gobierno de Juan Perón –Cossio referí de varios partidos de los famosos Torneos Evita-, cuando la violencia en el fútbol asomó nuevamente su fea cabeza en la mayor pasión de los argentinos, tal cual como lamentablemente volvió a ocurrir hace unas semanas en Tucumán.

La Caldera de Parque Independencia

El equipo de Boedo salió a jugar con todo, a fin de alejar a sus competidores, y los rosarinos, que venían de una racha de derrotas, se defendió con lo que tenía, bajo los tres palos locales quien sería leyenda en Boca, el “Arquero Cantor“ Julio Musimessi. A los veinte minutos Pontoni ponía el dos a cero azulgrana y parecía goleada cantada. La cancha adicta pedía eso que hay que poner y las patadas volaban a diestra y siniestra. El Cuervo se floreaba en Rosario. Pareció que el técnico de Newell´s metió mano en la cabeza de sus jugadores y en una ráfaga, del segundo tiempo, los locales lograron lo que se suponía imposible. Igualaron. Aflojó la presión en la cancha, pero en las tribunas se seguía insultando al árbitro, tildado de “bombero” para empezar a contar. Volaban las sillas y los dirigentes santafesinos solicitaron que se suspenda el partido a los 35 minutos del segundo tiempo. Cossio, siga, siga. Y en medios de ese caos, minuto 43, Ramón Moyano de la Lepra emboca un tremendo bombazo. Gooooooooool que retumba hasta el Paraná. Sin embargo, los más avispados, notan que Cossio no señala la mitad de cancha, sino que marca un offside pasivo. Para qué. Llueven los botellazos y el cuerpo técnico de San Lorenzo pide desesperadamente que suspenda, temiendo por la integridad de ellos, pegados al alambrado. Nada. Cossio marca la infracción. Para qué. Sacan fuerte, Mario Imbelloni pega pifiado en la puerta del área, aunque con la fortuna que va a la red directo. Loco festejo azulgrana que se encamina al título. Locura en Parque Independencia.

Entraron desde todos los costados, abajo los tímidos alambres, a fin de ajusticiar a los porteños. Y, especialmente, a Cossio. Los jugadores de ambos equipos trataron de protegerse en el círculo central pero la turba era difícil de contener. Menos para los escasos policías, “eso no ocurriría en un estadio de la Capital”, arrojaba más leña al fuego Cossio después; lo cierto es que nadie estaba a salvo. Varias personas recibieron lesiones de gravedad, Isabel de Marengo contusiones en la columna, y Américo Mayer, herida de bala, algunos de los damnificados que arribaban malheridos a los hospitales cercanos. Las plateas habían sido despedazadas y todo servía para lastimar, lesionando incluso a ídolos propios de los rosarinos como Pontoni o Ángel Perucca, jugador leproso que defendió gallardamente a los colegas. Y al árbitro Cossio. Pero el desmadre era tal que el referí y el back azulgrana Bartolomé Colombo emprendieron una loca travesía, algunos afirman a los vestuarios, otros a las salidas bajo los tribunas, en la cual recibieron golpes, puntazos, pedradas y barbaridades cobardes de la masa. En un momento se cruzó la guardia montada, Cossio escupía sangre, y un piedrazo dejó atontado al colegiado, en medio del Parque Independencia. Y allí, el Horror, el Horror.  

A colgar el referí

“¡A colgarlo, a colgarlo!”

 El periodista Alberto Murphy, en el libro de Alejandro Fabbri “Historias negras del fútbol argentino”, recordaba el tremendo momento de Cossio: “A su alrededor imperaba el caos. El gas lacrimógeno lanzado por la Policía le hacía sombra al sol. Sentía gusto a sal y sangre. Un fuerte dolor de cabeza, como un pinchazo, no daba tregua. Su ropa, desgarrada, se tiñó de rojo: su ceja goteaba sangre. Con la poca fuerza que le quedaba, se lanzó desesperado sobre un auto que pasaba a su lado. Era su oportunidad de escapar. Se trepó al capot, pero el vehículo se detuvo y cayó al piso. Hinchas con palos y piedras lo rodearon. Se hundió en un remolino de brutales golpes y puntapiés. Por unos segundos perdió el conocimiento. Un hincha le sacó el cinturón y lo ató a la rama de un árbol. Unos gritos lo volvieron en sí. ¡A colgarlo, a colgarlo!”.  Afortunadamente Santiago Giaquinta, Musa Abdo Faisal y Edmundo Blanc Blocquel, tres conscriptos que circunstancialmente se hallaban en el paseo, a fuerza de sablazos rescataron a Cossio y lo llevaron en un estado lastimoso, casi desnudo.

“Más tarde, en el hospital Británico de Rosario se constató que el árbitro había sufrido un fuerte golpe en la cabeza con lesión en el hueso temporal derecho, heridas cortantes en brazos, piernas y rostro, además de una conmoción cerebral. Sin embargo, la furia de los hinchas rosarinos no se detuvo. Rodearon el nosocomio con el fin de volver a la carga por Cossio. Entonces, los mismos soldados que le salvaron la vida debieron cargarlo en un auto, esconderlo en su baúl y trasladarlo hacia San Nicolás. Desde allí, finalmente escapó hacia Buenos Aires”, aparece en la crónica del diario El Norte de San Nicolás. Un par de días después llegó a Retiro –que fue apedreado por desconocidos en algunos trayectos-, recibido como héroe por la afición, y a reunirse feliz con esposa e hijos. La fecha siguiente los árbitros no dirigieron y Newell´s recibió cuatro fechas de suspensión de utilizar su estadio; por una noticia que dio vueltas al mundo, “Massacrado” titulaban los medios brasileños. A la semana, se redujo a dos la sanción, y al mes, nadie se acordaba. Salvo el cuello vivo de Cossio. 

70 segundos, nada cambió

La coda tragicómica es que AFA obligó a los clubes a completar los 70 segundos, el 11 de noviembre, en la cancha de Ferro. Para los papeles, todo. El diario La Capital reseñó el partido más breve del universo de la redonda: “Puesta la pelota en movimiento por Aballay, amagó San Lorenzo un avance que no tuvo éxito y enseguida la pitada del árbitro puso fin al primer periodo de 35 segundos. Tocó a Rafael López de Newell´s reanudar la lucha, y la etapa final tuvo el mismo epílogo que el tiempo anterior, ya que llegados los delanteros a las proximidades del área chica finalizó el encuentro”, cerraba de un partido que no cambió el destino de corona de San Lorenzo, ni la pobre temporada de Newell´s, que el día anterior había sido goleado por Vélez. Lo increíble es que este minipartido lo arbitró Valentín Rey, que había fallado el día anterior en la derrota de Ferro contra Racing, y algunos hinchas verdolagas asistieron con el único objetivo de insultarlo. 70 segundos.

A colgar el referí 70

Fuentes: Canaletti, R. Crímenes sorprendentes de la historia argentina. Buenos Aires: Penguin Random House. 2021; Fabbri, A. Historias negras del fútbol argentino. Buenos Aires: Capital Intelectual. 2008; Cheb, P. El árbitro que zafó de la horca en uncanio.com.ar

Imágenes: Revista Un cañoInfobae

Fecha de Publicación: 26/09/2022

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Horacio Sanguinetti letristas Historia Argentina del Crimen. El poeta que mató
Petiso Orejudo Historia Argentina del Crimen. Qué puedo hacer si yo no me puedo asujetar

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Museo historia rockera santafesina El Rock Argentino ceba su mate en el Paraná

Se presentó en Buenos Aires el Museo que recorre la rica historia rockera santafesina de sesenta año...

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

Música
Coldplay-Soda Soda Stereo. Me verás volver a River

Los músicos Charly Alberti y Zeta Bosio participaron de los dos últimos shows de Coldplay en Argenti...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades