clima-header

Buenos Aires - - Viernes 05 De Marzo

Home Gente Lo peor de nosotros Fiestas clandestinas en pandemia: ¿negacionismo, rebeldía o negligencia?

Fiestas clandestinas en pandemia: ¿negacionismo, rebeldía o negligencia?

Cada semana se denuncian más fiestas clandestinas en Entre Ríos pese a la crítica situación sanitaria que atraviesa el país.

Lo peor de nosotros
Pandemia Fiestas Clandestinas

Siempre la segunda mitad del año es difícil. Estamos cansados, con ganas de pasar a otra cosa y visualizando las futuras vacaciones. Ahora, si a esto se le suma un contexto pandémico, el peso va por partida doble. Cuando llegó el momento que requiere de un pico de responsabilidad social, se le responde con negligencia. Tal es el caso de la provincia de Entre Ríos, donde las fiestas clandestinas se están saliendo de control progresivamente.

Adolescentes, jóvenes y adultos las realizan por igual. Aunque los dos primeros grupos son los que figuran con más frecuencia en las denuncias. El problema llegó al punto de que las campañas de concientización ya van prácticamente dirigidas hacia esos rangos etarios. La policía ya no sabe qué hacer al respecto y se está propagando como el virus que intentamos combatir. Aún no logra dilucidarse si se trata de un acto psíquico defensivo o simplemente la diversión de romper las reglas.

La tendencia que despierta alertas

Especialistas del campo de la Psicología y de las Ciencias Sociales vienen advirtiendo hace un tiempo acerca de los preocupantes comportamientos en la población. Como lo son las diversas fiestas clandestinas que despiertan luz roja en las autoridades. Principalmente, en esta etapa de la pandemia en la que el país está luchando contra el enemigo para el que tanto se preparó. No obstante, cualquier escenario previsible supera a la realidad y los números de contagios continúan siendo altos. En este sentido, los profesionales hacen alusión a los mecanismos de negación que parecieran estar prevaleciendo.

Se tratan de procesos de nuestro aparato psíquico que todos tenemos y que están relacionados con una forma de protección. Estos se dan cuando estamos frente a situaciones que no podemos controlar y que nos resultan difíciles de aceptar. Cuando algo así pasa, podemos llegar a hacer de cuenta que nada está sucediendo y anularlo. Podemos explicarlo como un accionar en pos de nuestra supervivencia. Si bien en muchos casos resulta útil, en un clima como el que estamos viviendo genera consecuencias altamente perjudiciales.

Teniendo en cuenta el contexto, el planteamiento de los expertos tiene gran lógica y es la teoría que más ha ganado terreno. Es que, con la llegada del COVID-19, nuestras vidas y prácticas cotidianas sufrieron transformaciones radicales. Desde tener que dejar de ver a familiares y amigos hasta aprender a vivir encerrados durante meses. ¿Para qué mente puede resultar algo sencillo de asimilar? Las personas no procesan de la misma forma los dilemas y cada uno lo hará a su manera. Pero, en crisis sanitarias como las que estamos atravesando, son nuestros seres queridos y nuestra propia salud los que están en peligro. Aunque lo explicado sirve para entender, no puede valer de justificación.

No los pueden frenar

El pasado 21 de septiembre se conmemoró el Día del Estudiante, una fecha en la que los jóvenes suelen salir a festejar. En la localidad de Chajaríel escenario durante la noche previa fue desolador. Corría la madrugada del lunes cuando cientos de adolescentes salieron a las calles sin barbijos, ni distanciamiento.

Al ritmo del famoso “no nos vamos nada, que nos saquen a patadas”, hicieron caso omiso a las restricciones de prevención. La convocatoria fue realizada por redes sociales y terminaron siendo desalojados por la policía. Paradójicamente, aquella misma jornada, la ciudad había sido declarada zona de transmisión por conglomerado. Las mismas fuerzas de seguridad revelaron que fue una situación que estuvo fuera de control.

Sin embargo, este fue un solo caso de los innumerables que vienen teniendo lugar en el territorio entrerriano. De hecho, otras ciudades como Concordia, Federación, Diamante e inclusive la propia capital provincial, vienen siendo centro de denuncias por fiestas clandestinas. Algunas de ellas han llegado a reunir hasta 300 personas. Los motivantes pueden ser múltiples, pero las camas de terapia intensiva no lo son. Asimismo, la problemática despierta debates morales, críticas acerca de las estrategias aplicadas por las autoridades gubernamentales y hasta razonamientos anticuarentena. Sin embargo, el eje que importa está ubicado en otro lado. Los hospitales están clamando por ayuda y hay un sector de la sociedad que no está escuchando.

Fecha de Publicación: 05/10/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Huracan pintada Violar la cuarentena porque Huracán se lo merece
detenido Hijos del rigor

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
teatro El previsible balance negativo de la temporada teatral veraniega

Luego de la reapertura de algunas salas, en Carlos Paz, Mar del Plata y Capital Federal, el efecto p...

Argentinos por el mundo
Esteban Cichello Hübner De la pobreza extrema a dar clases en Oxford

Una historia de vida impactante que demuestra que las oportunidades lo son todo para poder avanzar h...

Espectáculos
Daniel Aráoz Daniel Aráoz: entre MasterChef y una noche muy larga

Te contamos la historia de este actor cordobés que se la juega cocinando y ya estrenó un 2021 en la...

Arte y Literatura
Enrique Larreta Enrique Larreta, un argentino suelto en el Siglo de Oro español

El escritor y diplomático argentino que, en su novela “La Gloria de Don Ramiro”, buscó las raíces ar...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades