clima-header

Buenos Aires - - Martes 18 De Mayo

Home Gente Lo peor de nosotros El mal momento de un estudiante por no tener acceso a internet

El mal momento de un estudiante por no tener acceso a internet

Brian es un estudiante de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) que fue expulsado injustamente de una clase al desactivar su cámara.

Lo peor de nosotros
clases virtuales pandemia

La pandemia dejó al descubierto una inmensa brecha de desigualdad en el ámbito educativo. El principal problema radica en que no toda la población dispone de conectividad o dinero para destinar a ello. De esta manera, muchos jóvenes y niños han tenido que tomar la triste decisión de abandonar su cursado. Escenario que deberíamos repudiar, dado que la educación es un derecho primordial para todos. Y a un estudiante de la Carrera de Ingeniería Electromecánica lo tocó padecerlo de primera mano. Es que su profesora decidió echarlo del encuentro porque no se estaba filmando. Pero sus motivos para hacerlo eran de fuerza mayor, debido a que no poseía datos en el celular para mostrarse.

Jornada para el olvido

El lamentable hecho tuvo lugar en la cátedra de Análisis Matemático II, mientras la docente titular explicaba un ejercicio. Allí, el ayudante de cátedra le señaló que varios alumnos habían desactivado la cámara. Entre ellos estaba Brian, quien inmediatamente intentó alertar de que no contaba con el apoyo suficiente como para activarla. Cuando le pidieron que profundice al respecto, dijo con timidez que no estaba en su domicilio. Por lo que la mujer le respondió que entonces no tendría que estar cursando. A lo cual, el muchacho añadió un simple “bueno, entonces…”, sin querer propiciar una discordia.

Toda la situación culminó con que la profesora determinara que se lo expulsara de la clase y prosiguiera enseñando con normalidad. Sin embargo, más tarde una compañera del chico subió el video a las redes sociales y la indignación no tardó en llegar. Así, las imágenes se viralizaron con fugacidad dejando expuesta una escena recurrente y poco abordada de nuestra actualidad. Sucede que no existe un protocolo educativo de la modalidad virtual a nivel federal. Por lo tanto, situaciones semejantes no son contempladas como corresponde y un estudiante sufrió las consecuencias de eso. Aunque su caso es del de miles de personas más en la Argentina que no pueden incorporar los conocimientos que deberían.

Adversidades que duelen

Cuando Brian mostró su ubicación podía percibirse la calle. Luego, salió a la luz que el joven había acudido a la casa de un familiar. La misma estaba situada dentro de la zona urbana de Lanteri, el pueblo donde reside en Santa Fe. No obstante, a principio de año se había mudado a Corrientes para asistir a las clases presenciales. Además, contaba con la compañía de su hermana, quien se había recibido también en la UNNE de veterinaria. Inclusive, en sus planes se incluía una posterior mudanza a Resistencia, Chaco, donde está la sede de su facultad de la carrera de Ingeniería. Pero todo cambió con el arribo del coronavirus al país.

El estudiante se vio en la obligación de regresar a Lanteri y llevar de la mejor forma posible el cursado virtual. Renunciar a su sueño universitario no era una opción que quisiera contemplar. En ese contexto, decidió levantar una antena junto a su papá para lograr acceder a la conexión 4G y continuar con su meta. Lo necesitaba porque en la localidad es prácticamente nula la llegada de internet, salvo en algunos puntos específicos. Lo cual evidenció que filmarse con nitidez le era imposible. Y que, si lo hacía, el consumo de datos se le iría por las nubes.

Un trasfondo aún peor

Lo más terrible fue que, el pasado 15 de septiembre, el joven había sido destacado por la propia universidad. Se publicó un extenso artículo en el que se narraba la hazaña de padre e hijo y un testimonio del último. A lo largo de este, Brian contaba que, gracias al esfuerzo que hicieron, pudo enviar las actividades que le solicitaban. Del mismo modo, logró regularizar todas las materias del primer cuatrimestre. Lo pudo concretar a través de un simple celular y se ganó un reconocimiento de su institución. Hasta que aquella muestra de dedicación lo llevó a ser sentenciado y excluido tiempo más tarde. Una vergüenza.

Fecha de Publicación: 23/10/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

molino Joaquina y el molino
Lucia Contra toda adversidad, sueña con ser escritora

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
nahuel clandestino Conocé al neuquino Nahue Clandestino y su experiencia por el globo como emprendedor del reciclaje

El joven oriundo de Cutral Có nos cuenta cómo fue recorrer el mundo trabajando con proyectos de reci...

Historia
Juan Pascual Pringles A 190 años de su muerte, la historia de Juan Pascual Pringles

Porque la argentinidad también está en las trayectorias de estos héroes colectivos que con sus hazañ...

Salud y Estética
Vida de Yoguini - Power Yoga de 40 minutos 40 minutos de yoga dinámico

Hoy Patrizia nos trae una práctica un poco más larga, para que trabajemos todo el cuerpo. Hacé un es...

Tradiciones
 Fiesta Regional de Gato y Mancha La fiesta que homenajea a dos caballos

En 1925, los caballos Gato y Mancha unieron Buenos Aires con Nueva York. En honor a ellos, en Chubut...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades