Skip to main content

El jefe del clan

Es mucho lo que se sabe de Arquímedes Puccio: era el jefe del clan cuyos secuestros son los más famosos de nuestro país. Pero, ¿quién era exactamente?
Lo peor de nosotros
Arquímedes Puccio
12 noviembre, 2019

Es mucho lo que se sabe de Arquímedes Puccio: era el jefe del clan cuyos secuestros son los más famosos de nuestro país. De hecho, con su historia se hizo una miniserie y una película. Hace poco, en Brasil, Maguila (uno de sus hijos) fue detenido por portar documentos falsos.

Pero ¿quién era exactamente? Nació el 14 de septiembre de 1929 en Barracas, el primero de seis hermanos. Se casó en 1957 con Epifanía ángeles Calvo, profesora de matemáticas de escuelas secundarias. Tuvieron cinco hijos: Alejandro, Silvia, Daniel, Guillermo y Adriana. Vivían en una casa de San Isidro, hogar de los futuros secuestrados.

Puccio era contador. Entre 1957 y 1964 fue Vicecónsul en el Ministerio de Relaciones Exteriores, recibiendo un reconocimiento por ser el diplomático más joven del gobierno. En 1973 estudió en la Escuela Superior de Conducción Política y fue nombrado subsecretario de Deportes de la Municipalidad de Buenos Aires. Poco tiempo después se convirtió en miembro activo del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea. Formó parte del Batallón de Inteligencia 601, unidad célebre por su participación fundamental en el terrorismo de Estado de la dictadura del 76 y en la Operación Cóndor. Los secuestros extorsivos llevados a cabo por policías y miembros del ejército fueron muy comunes entre el 76 y el 83.

Familia muy normal

Los Puccio daban la apariencia de ser una familia común. Ninguno de sus conocidos sospechaba nada. La banda estaba formada por Arquímedes y sus hijos más Guillermo Fernández Laborda, el coronel Franco y el contador Revuelta, que hacía las veces de síndico.

La primera víctima fue un amigo de Alejandro: Ricardo Manoukian. Lo mantuvieron 9 días atado de pies y manos y encapuchado en la bañera de la casa familiar. Su familia pagó el rescate exigido de 500 mil dólares, pero Ricardo recibió, de todos modos, tres disparos en la cabeza y fue arrojado al río en Escobar.

El segundo secuestrado fue Eduardo Aulet. La familia pagó (en este caso 150 mil dólares), pero Eduardo también fue asesinado. El cuerpo tardó cuatro años en aparecer.

El tercer secuestrado sería Emilio Naum. Pero se resistió. En el forcejeo, uno de los integrantes de la banda (nunca se supo con certeza quién), le pegó un tiro. Murió.

El clan llega a su fin

El 23 de agosto de 1985, la policía allanó por sorpresa la casa de los Puccio. Dentro tenían secuestrada, desde hacía un mes, a la cuarta víctima: Nélida Bollini de Prado. Cuando la policía entró a la casa, Arquímedes estaba a punto de cobrar el rescate. Fue detenido.

Puccio nunca reconoció sus crímenes: decía que era un patriota y un preso político. Fue condenado a cadena perpetua. En la cárcel se convirtió al evangelismo y se recibió de abogado. En 2008 fue beneficiado con la libertad condicional y luego con la prisión domiciliaria. Al violarla, fue trasladado al Instituto Correccional Abierto de General Pico La Pampa. Un tiempo después obtuvo otra libertad condicional y trabajó como abogado en General Pico. Vivió un tiempo en la casa de un pastor, luego convivió con una pareja y finalmente en una pensión, donde finalmente murió en 2013. Nadie fue a su entierro. El clan estaba desarmado.

No votes yet.
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X