Skip to main content

De nazi a ciudadano ilustre de la Patagonia

Erich Priebke fue un criminal de la guerra nazi que huyó a la ciudad de Bariloche. Años después, fue reconocido como ciudadano ilustre en la ciudad rionegrina.
Lo peor de nosotros
Erich Priebke
| 03 febrero, 2020 |

A fines de la Segunda Guerra Mundial, a varios condecorados se les vino la tarde encima. Como muchos de sus camaradas acusados de crímenes de guerra, Erich Priebke, huyó clandestinamente a Río Negro en 1948. Y no era para menos con el historial que llevaba debajo de su camisa verde este nazi.  Había sido miembro de la SS y responsable del fusilamiento de 335 ciudadanos italianos. No había escapatoria para una persona así en ningún país europeo, pero sí en Argentina. Auxiliado por una compleja red de colaboradores que iban desde el Vaticano hasta la Dirección Nacional de Migraciones, Erich se radicó en San Carlos de Bariloche. Obviamente, y como en las mejores películas, lo hizo usando una falsa identidad.

La ventaja de ser invisible

Una regla no escrita entre los nazis exiliados en Argentina era “pasar desapercibido”. Por ejemplo, Adolf Eichmann, principal ejecutor del Holocausto, había llegado a la Argentina en 1950 con una falsa identidad. Durante todos esos años no se mostró y vivió bajo estrictas medidas de seguridad. No participaba de actividades sociales ni hacía nada que pudiera exponerse. Lamentablemente para Eichmann, esta regla no le sirvió de mucho, ya que un comando del Mossad lo descubrió y lo llevó de regreso a Haifa para juzgarlo. Erich Priebke, a diferencia de su camarada, ni siquiera lo intentó. Desde el principio estuvo decidido a hacerse notar en aquella ciudad de Río Negro. 

La elección de ser visibles

Aprovechando una amnistía del gobierno de Juan Domingo Perón para quienes hubieran entrado al país con identidades falsas, Erich recuperó su nombre en 1950. A partir de ese momento comenzó a hacerse notar. Primero, al frente de famosos establecimientos, como el Hotel Bellavista, donde llegó a ser encargado. Más tarde abriendouna fiambrería especializada en delicatessen en el corazón del barrio alemán de Bariloche. Y, por último, integrando la Comisión Directiva del prestigioso Colegio Alemán de la ciudad rionegrina.

La muerte y un último deseo

Esa visibilidad popular hizo que un criminal de guerra se convirtiera en un ciudadano ilustre de Bariloche (Río Negro). Y sí, estas cosas pasan solo en Argentina. En consecuencia, su identidad fue desenmascarada y rápidamente vinieron por él. En marzo de 1998, el Tribunal Supremo de Italia condenó a Erich Priebke a cadena perpetua hasta su muerte, ocurrida el 11 de octubre de 2013.

El último pedido de Erich fue que sus restos fueran enterrados en Bariloche, la ciudad que lo había transformado en uno de sus ciudadanos destacados. El pedido le fue negado y sus restos hoy se encuentran en un cementerio abandonado en las afueras de Roma.

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

X