Buenos Aires - - Miércoles 15 De Julio

Home Gente Lo peor de nosotros Cuidemos a los pibes

Cuidemos a los pibes

¿Qué mensaje les estamos dando a los pibes como sociedad? El peligro del exitismo a como dé lugar. Debemos revisar muchas cosas para mejorar.

Lo peor de nosotros

Situación muy común los últimos días de febrero: una legión de pibes que por diversos motivos no cumplieron los requisitos necesarios para pasar de año se dirigen, algunos más confiados, otros más dudosos (la mayoría con sueño y calor y ansiedad) a rendir en el famoso y siniestro turno de marzo.

Recuerdo mi adolescencia plagada de amigos que tenían que dedicarle preciosas horas de las vacaciones a preparar las materias. Que, en su mayoría, alegaban haber dejado para marzo por culpa del docente. El argentino es un poco así: la culpa siempre es de otro. La autocrítica no es nuestro fuerte.

Pero en La Banda, Santiago del Estero, las cosas se fueron un poco del cauce. Un alumno de secundario, uno como tantos de los que acabo de describir, se presentó a rendir Historia y le fue mal. Se fue a su casa y volvió a la escuela con guantes, la cara tapada y la mochila cargada con petardos y un tramontina. Al llegar al colegio, hizo explotar uno de los petardos y sacó el cuchillo para atacar a la profesora que lo había bochado. La vicedirectora de primaria se interpuso entre la profesora y el chico (no nos olvidemos de que es un chico, tiene 14 años) y resultó herida en el brazo y en la oreja. Unos trabajadores que estaban haciendo mantenimiento del edificio lograron atajarlo para que la cosa no se complicara todavía más.

La escena es terrible por donde se la mire. En primer lugar, lo obvio: la indefensión de los profesores frente a este tipo de situaciones (que por lo general son protagonizadas por padres y no por alumnos). Pero, en segundo lugar, y es lo que me gustaría reflexionar: ¿qué le pasa por la cabeza a un pibe de 14 años para reaccionar así? ¿Qué ejemplos tiene en la casa? ¿Qué pensaba que podría pasar si volvía diciendo que le había ido mal? ¿Qué se estaba jugando en esa mesa de examen?

La fiscal que tomó el caso habló con varios docentes de la escuela y todos le dijeron lo mismo: no era un pibe conflictivo. Y nunca, hasta este episodio, había tenido una actitud intimidante para con sus compañeros ni para con los profesores y autoridades. ¿Cómo se le caga la vida de esta manera a un pibe para que, de repente, reaccione así?

En un momento en el que por enésima vez se discute la edad de imputabilidad de los menores (aunque Unicef no se cansa de decir que está comprobado que no solo no soluciona el problema sino que lo agrava porque es un pasaje seguro a una adultez más violenta aún) me gustaría que pensemos en que ningún pibe nace atacante de profesores. Hay que analizar bien lo que pasa en la casa, pero sobre todo hay que reflexionar acerca del mensaje que damos como sociedad, cuando más que nunca pregonamos que el que no tiene éxito no sirve para nada. Cuidemos a los pibes. Son lo más importante que tenemos.

Fecha de Publicación: 08/03/2019

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Deportes
Kempes La leyenda que comienza con una mentira piadosa

Un día como hoy, pero hace 66 años, nacía un grande cordobés. Una leyenda que marcaría en la histori...

Deportes
Ferro Club Ferro, un orgullo pampeano

Los pampeanos celebraron el aniversario del Club Ferro, el más popular de la provincia. Te invitamos...

Música
Ringo Cuando Ringo te invita a su cumpleaños

Con motivo de su cumpleaños, el ex-Beatle organizó un evento online a beneficio. Una orquesta de Cha...

Arte y Literatura
Gastón Gori Gastón Gori, un escritor ilustre

Gori fue un escritor que se caracterizó por visibilizar problemáticas políticas y sociales de su gen...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades