Buenos Aires - - Sábado 08 De Agosto

Home Gente Lo peor de nosotros Con los chicos, no

Con los chicos, no

¿Alguna vez se pasa el terror atávico y paralizante de pensar que algo malo le puede pasar a nuestros hijos?

Lo peor de nosotros
Lo que voy a narrar sucedió en Embarcación, una pequeña localidad del norte de la provincia de Salta. Todavía me da escalofríos. Quizás tenga un poco que ver que soy padre primerizo de un hermoso pibe de 11 meses y estas cosas me afectan como nunca imaginé que podían afectarme. También debe tener que ver que hace pocos días terminé de leer El petiso orejudo de la excelente escritora María Moreno, y el asesino serial más famoso de todos los tiempos tenía un modus operandi bastante similar al que voy a relatar. Volviendo al tema de Salta, la cuestión fue así: un martes a la tarde, cerca de las 14, el padre de dos chicos chiquitos volvía a su casa para almorzar y dormir una siesta antes de volver al trabajo. Llegando a su domicilio vio pasar una Toyota Hilux (que no pasa, precisamente, desapercibida) varias veces por la misma cuadra. No le dio importancia. Lo mal que hizo. Minutos más tarde (me lo imagino con un pedazo de churrasco en el tenedor), escucha gritos en la calle, no puede identificar bien qué dicen, hasta que finalmente un familiar le advierte, también a los gritos, “Se quieren llevar a los chicos”. Mamita. Lo pienso y me muero de miedo. El padre, claro, sale a la calle a ver qué pasaba y ve a una persona (él dice que eran gitanos, pero en esta columna no hay espacio para la xenofobia, así que pongámoslo en duda, o por lo menos desafectemos a la comunidad gitana del hecho) que se está por subir a la camioneta. Este buen hombre le pregunta qué hacía cerca de los chicos y el desconocido primero le dice que estaba advirtiendo a los nenes de no jugar en la calle porque era peligroso y después, ante la insistencia del padre (un poco desaforada, me imagino), le muestra una pistola que llevaba en la cintura. Se sube a la camioneta y se va. El padre les tiró un piedrazo (qué corajudo, yo no me habría animado) y fue a hacer la denuncia. Horas más tarde, la policía detuvo a los presuntos secuestradores. Dios santo. Le pregunto a los padres: ¿Alguna vez se pasa el terror atávico y paralizante de pensar que algo malo le puede pasar a nuestros hijos? ¿O es una sensación que me va a acompañar hasta que me muera?

Fecha de Publicación: 31/08/2018

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Espectáculos
Mateando con Cande Ruggeri Mateando con Cande Ruggeri

Cande Ruggeri habló sobre sus ganas de ser "la villana" de una tira y respondió "El cuestionario arg...

Historia
Historia-56 Los gallegos

La inmigración española en Sudamérica es fundacional. Sin embargo, el proyecto que hizo de Argentina...

Tradiciones
Celebrar el trabajo Celebrar el trabajo

En La Sarita se hace una gran fiesta en honor al trabajo. Asisten muchas más personas que las que vi...

Argentinos por el mundo
Che Paisano “Nos juntamos cuando hacemos peñas”

Desde hace 15 años, el posadeño Aldo Vendrell vive junto a su familia en Valencia. Te contamos cómo...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades