Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Cobrar para aprobar?

Te contamos la historia de un profesor muy particular: uno que cobra para aprobar, y se convierte en una mancha más para la universidad nacional.

Porque en la academia, en general, suceden muchas injusticias y de a poco las vamos identificando, para erradicarlas. Ya que se trata de un espacio elitista, donde se genera el conocimiento y circulan discursos que no llegan a todo el pueblo. Por eso, entrar a estos ámbitos es difícil, y más difícil es permanecer. Sobre todo si hay profesores como este...

¡Ya basta!

Los alumnos de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) no aguantaron más la situación. Y se hicieron escuchar a través de denuncias en contra de un profesor que les cobraba a los estudiantes para aprobarlos, entre otras faltas más. Se trata de Luis Augusto Olmedo, profesor de la UNC que fue detenido acusado por "extorsión reiterada" a sus estudiantes.

Este hombre era el titular de la cátedra de Microbiología e Inmunología de la carrera de Odontología. Los estudiantes cuentan que Olmedo los obligaba a pagar un curso en la academia de la que era dueño: "A los chicos que no tenían plata para pagar los desaprobaba, se presentaban hasta seis veces y nunca aprobaban, les arruinaba la vida", aseguró Ricardo Moreno, abogado del Centro de Estudiantes. Ricardo fue el encargado de centralizar más de cincuenta denuncias de alumnos y exalumnos del profesor. 

Todo comenzó con pequeñas denuncias por parte de los estudiantes al Centro de Estudiantes. Hasta el momento no había una causa legal. Sin embargo, los testimonios y denuncias se fueron sumando hasta demostrar que la situación era insostenible. Las denuncias fueron elevadas a la Fiscalía Federal N° 3 de Córdoba, a cargo de Maximiliano Hairabedian, que ordenó la detención de Olmedo en su domicilio, luego de un mes de investigaciones.  

¿Red corrupta en la UNC?

Junto a Luis Augusto Olmedo, de 67 años, cayeron más profesionales corruptos. Fueron detenidos otros dos hombres, de quienes no se reveló la identidad, acusados de ser los encargados de la academia paralela ilícita que Olmedo dirigía. Hasta el momento, el fiscal Hairabedian imputó al profesor por "extorsión reiterada". Pero existe una lucha detrás, la de todos los estudiantes y el Centro, que busca que se juzgue por "asociación ilícita". "El Código Penal establece que tiene que haber tres o más personas para configurar asociación ilícita, acá ya hay tres investigados y creemos que hay más.”, cuenta el abogado Moreno.

La academia paralela de Olmedo consistía en un curso supuestamente preparatorio para aprobar Microbiología e Inmunología. Pero, según los testimonios de los estudiantes, era simplemente la entrega de las consignas de los parciales y exámenes. El costo del curso rondaba los 30 mil pesos. Quienes no ingresaban al curso privado eran desaprobados. 

Revisar la historia

A pesar de ser una situación escandalosa y casi increíble, sospechan que la existencia de este “curso preparatorio” se remonta a 15 años atrás. Muchas generaciones de profesionales se habrán recibido luego de padecer el hostigamiento de este profesor. Por esto, el fiscal decidió investigar también a la decana de la Facultad de Odontología de la UNC, Mirta Sapadiliero de Lutri. 

La historia es escandalosa y es representativa de la sociedad actual. Los profesores no son remunerados lo suficiente y el sistema educativo en general no regula los modus operandi de estos. En una universidad pública y estatal es primordial que se erradiquen los casos de corrupción, abuso y violencia. Ya que no existe posibilidad de aprender en un contexto en el que hay abuso de poder. 

No nos callamos más

Este episodio de Olmedo en la Facultad de Odontología puede servir para llevarnos a revisar quiénes son los profesionales que forman futuros profesionales. Quiénes son los adultos que forman a nuestras juventudes, con qué criterios lo hacen, cuáles son sus valores. Como también sacarnos el miedo de denunciar y desenmascarar las dinámicas ilegales. A su vez, los y las estudiantes demuestran, como siempre, una voluntad de cambio y transformación. “No nos callamos más” son algunos de los slogans que se utilizan hoy por parte de los alumnos, en contra del abuso de los profesores. Como también en las denuncias que abogan por erradicar el machismo de la UNC. 

En tiempos de pandemia, estudiantes organizados generaron contenido audiovisual que denuncia el accionar machista por parte de muchísimos profesores de la Universidad. De diferentes áreas, pertenecientes a todas las facultades. El objetivo es visibilizar que ,a pesar de dictar cursos en contra de la violencia de género y predicar la igualdad, la gestión universitaria aún tiene mucho por cambiar. Nuestra Universidad es una de las más antiguas de latinoamérica, hagamos que esos años de experiencia nos lleven a construirla de una mejor forma.

Rating: 0/5.