Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Una isla que surgió de un amor no correspondido?

La Isla Corazón, en el Parque Nacional Nahuel Huapi, tendría sus orígenes en el trágico final de una pareja.

El Parque Nacional Nahuel Huapi tiene en su territorio una porción de Río Negro y otra de Neuquén, comprende en sus costas a las ciudades de Bariloche y de Villa La Angostura, dos cuidades turísticas muy importantes para ambas provincias y para la actividad a nivel nacional. Pero dentro de este, podemos encontrar un lugar que, dicen, nació por el amo de dos jóvenes: la Isla Corazón.

Cabe destacar que el Nahuel Huapi es el primer Parque Nacional del país: aunque sus orígenes remontan a casi más de un siglo, específicamente al año 1903; su creación oficial es en 1934. Es uno de los más variados, ya que cuenta con ecosistemas andino-patagónicos: bosques, estepa, alta montaña, cuencas hídricas y un patrimonio cultural envidiable y visitable por todo el mundo. Tal así que los turistas pueden elegir hacerlo como destino relajado, de deportes de alto y medio rendimiento como kayak o trekking. Todo está permitido, mientras se cuide al paisaje y a las ciudades y villas.

Isla Corazón es parte del lago Mascardi, donde se ve el Cerro Tronador, que es el pico más alto del Parque: 3491 metros sobre el nivel del mar y posee siete glaciares. Sin embargo, acá estamos para averiguar cómo y por qué se llama Corazón a una isla en medio de ese brazo.

Esta pequeña porción de tierra en medio de agua cristalina y turquesa, está envuelta en una leyenda que involucra a dos comunidades indígenas enemistadas y dos jóvenes, hijos de caciques, enamorados: uno de cada una. Se enamoran y deciden escapar, entendiendo que esa decisión no sería bien recibida: una suerte de Romeo y Julieta de nuestras tierras, se podría decir, con un final diferente pero igualmente trágico.

Una vez que huyen, sus comunidades comienzan su búsqueda y posterior captura: ellos querían ser libres y disfrutar de su amor mutuo; cuando se dieron cuenta de que no había escapatoria, comenzaron a nadar por el lago Mascardi, intentando llegar a la otra orilla. Las flechas comenzaron a hundirse en el agua pero sin embargo, los alcanzaron y los jóvenes, abrazados, murieron en el lago. De esta forma, cuenta la leyenda, surgió la isla con forma de corazón, Piuké Huapi.

Pero, a pesar de esta versión, hay quienes disienten de ella, con más o menos argumentos. Están quienes no encuentran una respuesta “coherente” al nombre porque no se ve la forma: cabe destacar que a la isla se la puede ver desde diferentes puntos, uno de ellos es desde la ruta que conduce al Cerro Tronador; otra, que ya implica más esfuerzo físico, es desde el mirador Isla Corazón, el que se llega luego de una caminata de -mínimo- tres horas de ida y otras tres de vuelta.

Otra renombra a la isla como Chalía, en homenaje a una niña llamada Rosalía que nació ahí hace muchos años. Clarisa Montenegro, huerquen de la Lof Wiritray, lo aclara. Parques Nacionales le coloca ese nombre, aunque aclara que “también tiene que ver con el amor” porque es a través de un bello recuerdo y de declaración de amor, como son los nacimientos.

“Somos muy respetuosos de la historia que nos contaron nuestros antepasados que vivieron en este lugar –agrega Clarisa-. Julio Gallardo, Clarisa y Ester Treuque, Lucia y Ester Rauque, Victoriano, Juan Inalef y Cipriano Inalef eran los familiares de esa mujer que nació en la isla”.

El amor, los desencuentros, el nombre: todo deja a la luz de turistas y vecinos lo mágico y lo profundamente histórico del lugar para el disfrute en familia, con amigos o en pareja, y en cualquier estación del año: un lago que por momentos es turquesa, por otros con tonos verdes y otros azulados. Una fotografía mental en cada paso que se da. La isla Corazón está allí, esperándonos para homenajear a quien nació allí o para entender que el amor no entiende de enemistades entre familias o tribus, simplemente es amor.

 

Rating: 5.00/5.