Historia: un episodio paranormal - Leyendas urbanas - Ser Argentino Skip to main content

Un episodio paranormal que quedó para la historia

En el Cementerio de San Jerónimo, ocurrieron varios episodios paranormales que trascendieron y hoy forman parte de la historia cordobesa.
Leyendas urbanas
El-Taxista
| 22 mayo, 2020 |

El Cementerio de San Jerónimo es uno de los más antiguos de la ciudad. Además, es famoso por las numerosas leyendas urbanas que alojan sus paredes y pabellones. Este lugar aloja a personalidades reconocidas de la provincia. Jardín Florido y Marcos Juárez descansan allí. También Oscar Cabalén, Víctor Brizuela y Manolito Cánovas. Al ser un cementerio histórico y de élite, los enterrados allí son numerosísimos. Lo que provoca que la cantidad de episodios paranormales sea exuberante. La historia del taxista es famosa en Córdoba.

Fue un episodio que se popularizó de boca en boca, y que generó tensión e intriga en la población. Se trata de un hecho paranormal ocurrido hace ya varios años, pero que no pierde vigencia. Sobre todo, entre la comunidad de tacheros, que temen que les pueda suceder a ellos.

 ¿Qué pasó?

La historia dice que era de noche cuando sucedió. Cuentan las malas lenguas, con otras de testigo, que un taxista subió a una pasajera en la Plaza San Martín. Esta es la plaza central de la ciudad, por lo que es común subir pasajeros en ese punto. La pasajera era una dama que vestía de negro y tenía el pelo largo. Hasta ahí, todo normal. La mujer le da al taxista la dirección exacta del Cementerio de San Jerónimo. En realidad, no de una de las entradas, sino de uno de los laterales del predio, conformado por un paredón.

El taxista paró para que la mujer abone su viaje y descienda. Sin embargo, la dama de negro bajó del auto y traspasó el paredón del cementerio. Automáticamente el hombre llamó a la policía. Cuando los oficiales llegaron, el taxista se encontraba fumando desconsoladamente y al borde de una crisis. Esa noche, en medio del operativo, llamaron al director de la institución de ese momento. El director abrió todas las puertas del cementerio para que puedan investigar. Sin embargo, no había nada ni nadie.

A pesar de no haber podido comprobar qué era lo que había ocurrido, la historia trascendió. Y, si bien en este episodio no pudieron divisar a la dama de negro, los trabajadores del cementerio dicen que, por las noches, se ven sombras negras en el predio.


Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Sin votos aún
Por favor espere.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar