clima-header

Buenos Aires - - Lunes 21 De Junio

Home Gente Leyendas Urbanas Tomás Godoy Cruz y su esposa asesina

Tomás Godoy Cruz y su esposa asesina

Lucecita, como se conocía a la esposa de Tomás Godoy Cruz, se enamoró de su yerno. Pero como este se casó con su hija, lo mató.

Leyendas Urbanas
esposa asesina

Tomás Godoy Cruz fue gobernador de Mendoza entre 1820 y 1822. Es un político recordado y renombrado en nuestra sociedad, a punto tal de ponerle su nombre a uno de los departamentos más importantes de la provincia. Sin embargo, su vida quedó marcada por un cruento asesinato que se produjo en su círculo más íntimo. Su esposa mató a su yerno. Claro que Tomás Godoy Cruz no tiene mucho que ver en esta historia, pero hay que mencionarlo por el hecho de haber sido una figura pública e importante.

Llega la víctima

Fue por el año 1851 que un alemán llamado Federico Mayer realizó un viaje hacia Chile con el fin de radicarse algunos meses allí. Pero su viaje tuvo un destino diferente y, tras cruzar la Cordillera, se quedó en Mendoza. En su llegada a nuestra tierra, por recomendación de conocidos, fue a parar a la casa de Tomás Godoy Cruz, un exgobernador y hombre célebre de la época.

Con el tiempo, el viajero decidió quedarse. Los archivos cuentan que le gustaba el lugar, la gente lo trataba muy bien y le encantaba pasear por la Alameda y tomar café. Nunca faltaba una invitación al joven extranjero a las tertulias y baile de la pequeña aldea. Y, justamente, los bailes más espectaculares eran los que realizaba doña Luz Sosa de Godoy Cruz, la esposa del viejo patriota mendocino, la asesina.

Doña Luz era una joven y hermosa mujer, temperamental y autoritaria. Cuentan que dominaba a gusto suyo a don Tomás y a toda su familia, tanto desde lo afectivo como desde lo económico y material.

La víctima se enamora

Fue en uno de los tantos bailes que se organizaron en la casa de Lucecita, donde Federico Mayer conoció a Aurelia, una de las hijas del matrimonio de doña Luz y don Tomás Godoy Cruz.

Federico era un hombre muy atractivo: alto, ojos celestes, de origen sajón. Su porte impactó a muchas mendocinas que lo conocieron, en especial a Aurelia, quien le entregó su amor de inmediato. Pero había otra persona que también se había enamorado de él, y era la madre de la joven, doña Luz.

Al poco tiempo de noviazgo, Federico y Aurelia se casaron. Pero la felicidad del flamante matrimonio duró muy poco, ya que los desprecios de la familia Godoy Cruz, especialmente de doña Luz, no se hicieron esperar. El punto máximo de tensión llevó a doña Luz a presionar a su hija para que eligiera entre su madre y su esposo. Pero Aurelia eligió a su marido, quien le ofreció ir a pasar unos días a Santiago de Chile, esperando que las cosas se acomodaran.

Sin embargo, desconociendo totalmente el enamoramiento de doña Luz hacia su yerno Federico, Tomás Godoy Cruz le suplicó a Aurelia que regresaran porque los extrañaban. Algo que el matrimonio cumplió rápidamente.

A sangre fría

Una calurosa noche de marzo de 1853, Federico y Aurelia salían de cenar en la casa de unos amigos y decidieron caminar por una calle un tanto más oscura. De repente, dos hombres surgieron de la nada y acabaron con la vida de Federico. Un par de golpes y dos disparos, uno en la cabeza y otro en el pecho, bastaron para terminar con la vida de un inocente. Aurelia gritó y pidió ayuda, pero fue en vano. Mayer murió a los pocos segundos, desangrado.

Después de un tiempo la policía atrapó a los asesinos, Esteban y Martiniano Sambrano, cuando trataban de escapar hacia Chile. Los sospechosos confesaron luego que habían sido pagados por la señora Luz Sosa de Godoy Cruz para cometer el horrendo crimen. Inmediatamente fue llamada, y ella se declaró culpable de aquellos hechos.

Condenados y perdonados

Al mes y medio de ese mismo año, el juez Palma dictó la sentencia contra los asesinos del doctor Federico Mayer Arnold. Los hermanos Sambrano y Luz Sosa fueron condenados a la pena de muerte por fusilamiento.

Cuando todo hacía presumir que la sentencia del juez Palma era irrevocable, inesperadamente fue apelada y un tribunal conmutó la pena de muerte de los Sambrano por diez años de cárcel. A Luz Sosa se le revocó la sentencia y se le impuso una multa de dos mil pesos para la construcción de la cárcel. Una vez cancelada la multa, Luz Sosa, viuda de Godoy Cruz, recuperó la libertad. Ella falleció en el terremoto del 20 de marzo de 1861.

Fecha de Publicación: 11/05/2021

Compartir
Califica este artículo
4.50/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

manolo Escabrosos detalles del asesinato del dueño de Manolo: ¿problemas de plata?
Cayetano-Domingo-Grossi El primer asesino serial argentino

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
Valentín Saal Salió a China y no volvió

Valentín Saal es un administrador de empresas mendocino que trabaja en China. Vía Instagram nos cont...

Argentinos por el mundo
El viaje de Pampa El viaje de Pampa

Belén, Roberto y Pampa, salieron a la ruta en una combi modelo 59. Te contamos su historia.

Argentinos por el mundo
Viajaros “La Tota por América”: una pareja riojana recorriendo el mundo

Acompañados por su perro caribeño, la pareja riojana sostiene que no son turistas ya que viven la ci...

Salud y Estética
Yoga Challenge - Tercera práctica ¿Te animás a la tercera clase del reto yogui?

Patrizia nos trae una clase más para que continuemos con el reto yogui, esta vez con una práctica un...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades