Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La mujer de la curva de Guido

Te hace señas a un costado de la ruta, se sube a tu vehículo y desaparece. Así es la mujer de la curva de Guido. ¿Vos la llevarías?

Quizás la historia sea familiar para más de uno. Es posible que la hayan escuchado contar, en diferentes versiones, por diferentes bocas, pero todas compartiendo el mismo tinte siniestro. Alrededor del mundo existen muchas variables o teorías sobre la verdadera historia de la mujer de la curva. Videos y fotografías documentan cada una de esas anécdotas. Existen pruebas, testigos--- si son sugestiones o realidades, eso está para decidir después. Y, en algún punto, se parece a la leyenda del jinete sin cabeza, que también tiene diferentes versiones según el país o la región en la que estemos.

En Europa, son muchas las historias al respecto. En todas, las víctimas son autos o camiones. Aunque, al ser una leyenda que viene desde siglos pasados, alguna vez la mujer de la curva también paró carruajes y carretas. En algunos casos, afirman que viste de blanco. Se cuenta que estaba yendo hacia su casamiento cuando perdió la vida.

Sin embargo, acá nos ocupamos de la versión mendocina. El escenario es la ruta 7 y la temida curva de Guido. Se encuentra sobre el kilómetro 1.115 de esa calzada. Camioneros y automovilistas particulares aseguran haber tenido contacto con la misteriosa “mujer de blanco”.

La historia

Tomando los factores comunes entre tantas versiones que cuentan quienes han transitado esa zona, podemos concluir la siguiente historia.

Hace muchos años, en la fatal curva de Guido, una mujer sufrió el trágico destino de perder la vida. Sin mayores detalles, se sabe que era una chica de mediana edad y que iba vestida de blanco. De dónde iba, hacia dónde, por qué, cómo, son factores que ignoramos. A partir de ese acontecimiento, muchas personas aseguran que, actualmente, 2 o 3 kilómetros antes de llegar a la curva de Guido, una mujer de apariencia normal aparece al costado de la ruta y hace señas para que la lleven. Con su aspecto inocente y común, logra no despertar ninguna sospecha en la prejuiciosa mente de los automovilistas. Así es que estos frenan y le dan lugar en sus vehículos. Comienza una charla amena y, en un momento, sucede. La chica confiesa: “en esa curva que viene ahora es donde morí”. Quien conduce se queda estupefacto. Voltea hacia atrás o hacia el costado para mirar a la mujer, pero ya es muy tarde: ésta ha desaparecido. La consternación es tal que la persona pierde el control del vehículo y muere. De ese modo, la acompaña en su destino fúnebre.

Su variable buena onda

Pero, para que esta historia se sepa, tiene que haber sobrevivientes. Por eso, es preciso contar que hay otra versión que cuenta que la mujer de la curva es buena. Que, al subir al vehículo, nos indica que la curva que sigue es muy peligrosa, a punto tal de que ella misma murió en ese lugar. Al instante, desaparece, pero cumple el objetivo de salvar la vida de la persona que conduce.

Ya lo sabés. Cuando andes por la hermosa ruta 7 en alta montaña, estate atento. Puede aparecer la mujer de la curva de Guido para pedirte ayuda. ¿La vas a subir?

Leyendas de alta montaña

Lo inhóspito de las rutas de alta montaña, transitar estos caminos de noche y el aspecto lúgubre de algunos de sus pueblos hace que este sea un escenario perfecto para echar a correr el rumor o las teorías de diferentes leyendas urbanas. Además de la mujer de la curva, esta zona de Mendoza alberga la historia del jinete sin cabeza (versión mendocina), la llorona, el fantasma del Aconcagua, apariciones fantasmagóricas en Puente del Inca y todas las que los pobladores tienen para contar si nos ponemos a hablar con ellos. Porque, eso es seguro, todos dicen haber experimentado alguna vez una situación paranormal.

 

Rating: 0/5.