Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La ciudad del silencio

El cementerio de San Jerónimo es una buena opción para descansar en la eternidad, pero también es la ciudad del silencio y aloja visitas paranormales.

El Cementerio de San Jerónimo es un ícono de la ciudad de Córdoba. Ubicado en Alto Alberdi, atesora los antepasados de la historia cordobesa. Por eso, desde muchas agencias de turismo se realizan visitas diarias o nocturnas, al igual que en los famosos cementerios de otras ciudades. Como en el Recoleta o en el Père-Lachaise de París. Pero en versión cordobesaza. Bienvenidos a la ciudad del silencio

Lo que hace especial a este lugar son las historias tenebrosas que esconde. Además de la actividad paranormal que lo habita por las noches. Es el más antiguo de la capital de Córdoba, y por eso en él descansan muchas personalidades. Entre ellas, algunas que se quedaron con asuntos pendientes y eligen este espacio para seguir merodeando sobre la Tierra. El cementerio San Jerónimo se inauguró en 1843, bajo el Gobierno del gobernador Manuel López. Desde ese momento se convirtió en el predio más importante del estilo. En este cementerio se realizan visitas guiadas y paseos, ya que es una obra arquitectónica única. En sus despampanantes mausoleos descansan grandes personalidades. Arquitectos, artistas, escultores, historiadores y políticos descansan en los aposentos del lugar.

En las urnas, los templetes, los nichos y panteones de belleza indescriptible, se alojan los antepasados que hacen a la Córdoba de hoy. Además, todos decorados con mensajes de seres queridos. Cada sección está organizada con nombres de santos católicos y en ellas aparecen muchas imágenes de estas entidades celestiales.

Ciudad del silencio, ciudad del misterio

El recorrido a través de las tumbas aloja miles de historias curiosas. En su mayoría paranormales y misteriosas que incluyen personajes icónicos de la ciudad. Leyendas de logias, traiciones y tragedias. Historias de muertes trágicas y apariciones. Estos mitos generan anécdotas que fusionan la ciencia, la religión y la política, y generan diversas sensaciones y emociones. Entre ellas: el miedo, el terror y la intriga. Un recorrido del suspenso organizado por la municipalidad le puso un apodo al Cementerio de San Jerónimo: “La ciudad del silencio”. En esta curiosa ciudad se encuentran personalidades como Jardín Florido, Marcos Juárez y la Hermana Purita. También Oscar Cabalén, Víctor Brizuela y Manolito Cánovas, entre otros personajes. Cuentan las malas lenguas que algunos de ellos se despiertan y acechan a los visitantes. Y también existen anécdotas sobre milagros ocurridos a raíz de estos muertos.

¿Te animarías a visitar la ciudad del silencio?

 

Rating: 4.50/5.