Ser Argentino. Todo sobre Argentina

El cerro Chenque y sus leyendas

Varios relatos salieron a la luz sobre el cerro Chenque, en Comodoro Rivadavia: acá te contamos cuáles son.

El cerro Chenque está enclavado en la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia y es un punto panorámico impresionante para poder visualizar la localidad petrolera.

También puede divisarse desde la vecina Rada Tilly, y desde el límite con la provincia de Santa Cruz. Se trata de una elevación que tiene 212 metros de altura. Hacia allí llegan caminantes haciendo ejercicio, grupos de amigos que disfrutan de la vista hacia los cuatro puntos cardinales y pasan la tarde en las alturas entre mates y algo dulce o salado para acompañarlos.

Según cuentan, chenque significa 'tumba' en tehuelche, y en el cerro se han encontrado restos arqueológicos. Pero los datos salientes es a partir de las creencias populares que los lugareños cuentan sobre el mítico Chenque, algunas que nos invitan a visitarlo nuevamente, y otras que nos llaman a tenerle respeto y generan un poco de temor.

Una de las leyendas es amigable para quienes recorren el accidente geográfico, conformado por una sucesión de capas. Esta asegura que quien visita el Chenque y frota sus manos en el suelo arenoso regresará a la región, por el llamado de los espíritus de los ancestros que allí descansan.

Se trata de una creencia popular que invita a volver al pago, algo similar a la leyenda del calafate, que asegura que quien prueba este fruto nunca se va de la Patagonia, y quien se va siempre vuelve.

Otro de los relatos, afirma que quien cava y saca esqueletos u otros elementos del cerro tendrá un castigo de cien años para sí mismo y sus familiares. Según cuentan, quienes se han quedado con puntas de flechas o cacharros del Chenque han quedado malditos o han tenido una repentina muerte.

Por su parte, el escritor bonaerense radicado en Esquel Ariel Puyelli habla en un libro sobre la "maldición" del Chenque. No vamos a spoilear el contenido de la obra del nacido en San Andrés de Giles, pero, para quien no esté enterado de lo que pasa en la ciudad petrolera en relación al cerro, es necesario dar a conocer que genera preocupación. ¿Por qué? Por sus deslizamientos. Pero eso podría deberse a la venganza de los ancestros hacia el hombre blanco, por profanar las tumbas indígenas allí ubicadas.

Creer o reventar, pero en 1995, más precisamente el 12 de febrero de ese año, es recordado como el día que el Chenque dividió en dos a Comodoro. En aquella oportunidad, 200 metros de la Ruta 3 fueron destruidos por el desplazamiento del cerro y, de este modo, quedaron incomunicadas la zona norte con el centro y sur de la ciudad.

El hecho ocurrió a las cuatro de la mañana, pero los memoriosos recuerdan que desde hacía varios días se observaban fisuras en el asfalto en la zona conocida como El Infiernillo, lo que daba cuenta del desplazamiento del suelo. Pero fue esa madrugada en que esas pequeñas fisuras se convirtieron en grandes grietas de más de tres metros de profundidad, el cerro Chenque colapsó provocando derrumbes y dejó a una zona de Comodoro aislada de la otra.

Luego de lo ocurrido, durante seis jornadas, con turnos de quince horas diarias, tuvieron que trabajar motoniveladoras, topadoras, camiones y grúas para acondicionar tres caminos alternativos de pedregullo. 

Fue de esa ocasión que surgió la obra del aterrazamiento, que evitó que la catástrofe climática ocurrida en 2017 –que dejó sin hogar a cientos de familias– sea aún mayor. El hecho concreto fue el desplazamiento, la ciudad de Comodoro Rivadavia dividida en dos, los problemas ocasionados a partir de ello y el temor latente a que esto vuelva a ocurrir. ¿Será la maldición del Chenque?

Rating: 0/5.