Ser Argentino. Todo sobre Argentina

¿Cómo nació el girasol según los guaraníes?

Cuando pensamos en el color amarillo resulta imposible no imaginarse al girasol. Esta leyenda explica su existencia según los pueblos originarios.

Se dice que Pirayú y Mandió eran caciques provenientes de distintas tribus ribereñas y, que vivían a ambos lados del río Paraná.  Sus comunidades intercambiaban productos de artesanías y compartían pacíficamente los predios para caza y pesca. Asimismo, celebraban sus festividades en común. Por lo que un día, Mandió le dijo a Pirayú que las unieran para siempre por medio del matrimonio. Para ello, le sugirió que le entregara a su hija, a lo cual el segundo se negó respondiéndole que era imposible. El motivo era que la joven llamada Caranda – i, había ofrecido su vida al dios Sol y no concebía casarse con nadie. Desde pequeña se quedaba horas contemplándolo y sentía que no podía vivir sin él.

Inmediatamente, los ojos de Mandió ardieron de furia y le exclamó a Pirayú que nunca se olvidaría de semejante desprecio. Luego, el cacique se retiró de manera soberbia de la tienda en la que se encontraba su amigo. Ante esta actitud, Pirayú se sumergió en hondas meditaciones por el peligro que su pueblo comenzaría a correr. Es que Mandió jamás olvidaba un agravio. Sin embargo, pasaron varias lunas sin que nada aconteciera. Hasta que una tarde Caranda vio resplandores de fuego sobre su aldea. Sucedió mientras paseaba en canoa para observar libremente la caída del sol sobre el río. Temiendo lo peor, la muchacha remó con rapidez hacia la orilla y se apuró por desembarcar.

El girasol salvador

En aquel instante, unos brazos de acero apresaron y trabaron los movimientos de la hija de Pirayú, era Mandió susurrándole al oído. El cacique se regodeó que ni el dios de la joven, ni su tribu, podrían librarla de la venganza.  Después, su risa malévola avivó la angustia de Caranda, quien solo quería salvar a los suyos. Mientras procuraba escapar de su captor, la joven rezaba en voz baja al Sol. ¡Oh, Guarahjí, no permitas que Mandió lleve a cabo su malvado intento!, suplicó.

Allí, el dios de los Potentes Rayos, el Guarahjí de los guaraníes, oyó el pedido de auxilio. Entonces, envió hacia ella un fuerte remolino luminoso que la envolvió e hizo desaparecer ante los ojos atemorizados del villano. Y en el lugar que dejó, brotó una esbelta planta con una hermosa y grande flor. La cual destacaba por su dorada cabecita que seguía el curso del sol en el cielo. De la misma manera que la hija de Pirayú supo hacerlo con dedicación y templanza. Así, los hermanos guaraníes relatan que fue el surgimiento del girasol.

Amarillo te queremos

El Helianthus annus, mejor conocido como girasol, es una de las plantas herbáceas más populares que podemos encontrar. ¿Quién no quiso regalarle alguna vez a un ser querido uno de ellos?, ¿o no quedan absolutamente adorables para decorar nuestros hogares? No obstante, también es muy requerido en el sector de la alimentación y la industria. Se trata de seres muy ordenados y organizados.Una de las particularidades más destacadas de esta especie es su capacidad para seguir la ruta del sol. Es decir, giran en todo momento en busca de la luz solar, orientando sus hojas, tallos y flores hacia este. Así que si están plantados en medio de otra vegetación, se torcerán para lograrlo. ¡Un amor bien amarillo!

Rating: 3.50/5.