clima-header

Buenos Aires - - Miércoles 12 De Mayo

Home Gente Leyendas Urbanas Camin y Coscoína: la leyenda de un amor sinfín

Camin y Coscoína: la leyenda de un amor sinfín

Te contamos la historia que se remonta a los tiempos de los colonizadores, donde los protagonistas son un amor eterno, un genocidio cruento y un símbolo de libertad.

Leyendas Urbanas
Leyenda

Esta historia surge en las primeras décadas del año 1500. Fue después del derrumbe del Imperio de los Incas que fue provocado por la fuerza impuesta por los conquistadores españoles.  Estos viajeros llegaron a América arrasando con todo tipo de organización y cultura previas a su llegada. Y así fue como se produjo la inmigración masiva para encontrar cada vez más fabulosas riquezas y saquear al continente.

Los españoles del momento, comenzaron una expedición al mando de Jaime de Aragón, según datos históricos. Se dice que el propósito de estos era arrebatarles las riquezas y tesoros que llevaban los pueblos en el éxodo, ya que decidían escaparse del genocidio español. Esa avanzada originaria se enclavó en un vallecito atravesado por el río Yuspe, que nace en las Sierras Grandes (Los Gigantes). En un lugar que se encuentra coronado al este por el majestuoso cerro Supaj Ñuñu (Seno de Virgen), hoy Pan de Azúcar.

Noticias de invasores

Fue así que en el año 1526 comienzan a llegar a Cosquín, por medio de “chasquis”, las primeras noticias de los invasores. Se sospechaba que desde el Alto Perú venían bajando seres humanos de otros continentes, vestidos con ropas brillantes y acorazadas. Esta situación despertó la preocupación y el estado de alerta de los habitantes del poblado originario, que comandados por el Camin (jefe) implantaron una severa vigilancia. El estado de alerta duró  nueve años. “Hasta que una mañana de primavera, – dijo el historiador Aníbal Montes – mientras se bañaban y jugaban en la desembocadura del Ampato Mayo (arroyo que baja del cerro) se produjo lo que se temía… ¡Por primera vez llegaban a Cosquín los conquistadores españoles!, bajando por el noroeste después de haber pasado por el pueblo de Ayampitín, en pampa de Olaen, hoy en ruinas”. 

Traición extrema

Durante el primer período de permanencia de los españoles, los indígenas tuvieron que soportar cualquier cantidad de abusos, malos tratos y explotación. Camin Cosquín era el jefe y líder del momento, un hombre alto y robusto, que iba juntando, de a poco, valor para enfrentarse y defender a su tribu con cuerpo y alma. Él vivía junto a su amada y esposa Cosco-Ina, por la cual, esta leyenda es conocida como la historia de Camin y Coscoína. 

La codicia, ambición y maldad de un oficial español hicieron que se obsesionara con Cosco-Ina. Este español descarado no perdía ocasión de cortejar con sus pretensiones amorosas a la mujer del líder. Camin, harto de los abusos y atrevimientos, se enfrentó con el oficial en franco duelo, y llegó a matarlo. La reacción de la patrulla expedicionaria española fue inmediata: ordenaron la captura de Camin, que no se dejó atrapar tan fácilmente y fue perseguido por las sierras varios días. Por la Quebrada de los Leones trepó la sierra y enfiló hacia el cerro Supaj Ñuñu, donde fue acorralado finalmente. 

Deseos de libertad absoluta

Se encontraba en clara desventaja y sabía que tarde o temprano lo apresarían. Por eso, tomó la determinación más extrema y difícil, en un momento de aprietos. Prefirió pagar la liberación con el precio de su propia vida: tomó desenfrenada carrera por la pendiente. Al llegar al borde de los enormes despeñaderos, como si fuera un cóndor que inicia su vuelo, se arrojó al vacío. Su cuerpo se desplomó en el abismo donde encontró la muerte y la vida eterna convirtiéndose en un símbolo redentor de la libertad.

La búsqueda del amor

Cosco-Ina, no supo hasta mucho tiempo después lo sucedido y, con la esperanza de volverlo a ver, permaneció expectante durante varios días. Su mirada se mantenía durante largas horas apuntando hacia el cerro. Y su corazón se encontraba alerta por un mal presagio. Entre tanto desconcierto, decidió alejarse del lugar y encaminarse hacia las montañas con la esperanza de encontrar a su amado y escapar juntos. Durante varias jornadas deambuló por los cerros y quebradas, exclamando a cada paso y con toda la fuerza de sus pulmones el nombre de su hombre. Pero no había respuesta. Hasta que el tercer día, se dirigió hacia la cumbre del Supaj Ñuñu...

El encuentro eterno

Recorrió un sendero larguísimo y, mientras ascendía la empinada cuesta una bandada de jotes planeaban en círculo sobre un punto fijo. Cosco-Ina lanzó su miraba hacia el norte del cerro y una premonición la hizo estremecer: presintió la tragedia. Corrió, atraída por una intuición y, agudizando la mirada, pudo ver el cuerpo de su amado que yacía sin vida en el fondo de la honda quebrada. Abatida y sin consuelo, permaneció inmóvil durante largo tiempo, mientras el dolor le carcomía el alma.

Ya era muy tarde, el sol caía detrás de las Sierras Grandes. Cosco-Ina exclamó en un grito ahogado: “Camin” y se decidió: Abriendo los brazos, como intentando un planeo, saltó al vacío para ir al encuentro de su amor perdido. Esta vez no hubo silencio, sino que el eco en las montañas repitió por mucho tiempo aquel grito. Desde entonces, al llegar la primavera, las acacias rojas se cubren con sus racimos granates, como si fueran gotas de sangre que se derramaron aquella vez en aras de la libertad, el amor y la fidelidad.

 

Fecha de Publicación: 23/03/2021

Compartir
Califica este artículo
3.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Ceibo leyenda Anahí y el ceibo
Raihue leyenda Limay y Neuquén, unidos por el amor de una joven

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Argentinos por el mundo
 Comodoro Rivadavia Un chubutense que no pasa desapercibido en Brasil

Pablo Rodríguez es nacido y criado en Comodoro Rivadavia y actualmente preside la Sociedad Brasilera...

Espectáculos
Mirtha Legrand ¿Otra temporada sin Mirtha Legrand?

La segunda temporada de las cenas y almuerzos que ahora conduce su nieta Juana Viale mantiene un bue...

Historia
Perón Domingo Antonio Raso, el hombre que cuidó a Perón

La vida de Domingo Antonio Raso fue anónima como su responsabilidad: debía custodiar al líder del ju...

Salud y Estética
Vida de Yoguini Moderna - práctica para relajar la espalda Yoga para relajar la espalda

Hoy Patrizia nos trae una práctica tranquila, apta para todos los niveles, para relajar la zona alta...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades