Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Anahí y el ceibo

En el interior de Santa Fe, el ceibo, árbol responsable de la flor nacional, tiene una triste leyenda. La historia de una aborigen llamada Anahí.

Cuentan que, en el norte santafesino, a orillas del Paraná, vivía una aborigen llamada Anahí. A diferencia de otras leyendas típicas, a ella no se la conocía precisamente por ser bella. Pero su don estaba en la música, pues cuentan que, por las tardes, sabía deleitar con su voz a la gente del lugar, que se reunía para escuchar las alabanzas a sus dioses y también expresar su amor por la tierra.

Llegaron los invasores españoles, arrasando con su tierra y su tradición y llevándose gente cautiva para esclavizar, siendo Anahí una de ellas. Fue mucha su tristeza. Tanta que dicen que, por las noches, se oía su llanto hasta muchas leguas. Pasaba horas planeando cómo escapar hasta que, una noche, cuando el guardia fue vencido por el cansancio y sueño, Anahí intentó huir. El  centinela despertó justo cuando lo estaba logrando y quiso detenerla, pero no lo consiguió. La joven, con su espíritu salvaje y rebelde, ahogada en su estado prisionero, le clavó un puñal en el pecho y escapó a la selva.

Los gritos del guardia hicieron percatarse a los demás carceleros de que algo estaba sucediendo y, al ver que faltaba Anahí, salieron a buscarla, tal como quién sale a cazar un animal. Eran tantos y con armas que lograron alcanzarla, llevarla por la fuerza y condenarla a la hoguera.

La sorpresa se apoderó de aquellos invasores pues, cuando prendieron el fuego, las llamas que con lentitud llegaban a la doncella, que sufría en silencio y mirando hacia un costado, iban formando un árbol. Un ceibo.

El asombro fue mayor al amanecer del día siguiente. Con los primeros rayos del sol, los conquistadores vieron flores rojas en aquel ceibo resplandeciente dejando, así, la señal eterna de la lucha de un pueblo que se mantuvo firme ante la adversidad.

La flor del ceibo, sus características

La flor del ceibo es la flor nacional de Argentina y fue designada como tal un 22 de noviembre de 1943 mediante el decreto 138974 del poder ejecutivo nacional.

Las plantas florecen de octubre hasta abril. El cáliz es gamosépalo, como un pequeño dedal de color rojo.

Forma con la corola un perianto donde sépalos y pétalos son de color semejante, pero de forma distinta. Su borde se caracteriza por el color marrón que le da aspecto de marchito.

La corola, semejante a la de Phaseolus vulgaris, es amariposada, pero se diferencia de ésta en que el estandarte, que es el pétalo más grande, se dispone en la parte inferior.

Los pétalos llamados alas, son muy pequeños y están prácticamente escondidos dentro del cáliz. Los otros dos pétalos se sueldan a veces parcialmente y forman la quilla o carena, sirviendo de protección a los órganos de reproducción.

Las flores del ceibo se utilizan para teñir telas y la madera de su árbol que es blanca amarillenta, de textura blanda, se usa para hacer artículos de peso liviano.

¿Qué es una leyenda?

Una leyenda es un relato que puede tener elementos fantásticos o maravillosos. Suele tener cierta base histórica más o menos reconocible, lo que, a diferencia del mito, le aporta cierta verosimilitud. Sus personajes son reales o basados en personajes reales. Se transmiten de manera oral o escrita a través de las generaciones. El tiempo y el espacio en que se dan los sucesos, por lo general, se pueden ubicar de manera concreta.

Características de las leyendas

Rating: 4.50/5.