Ser Argentino. Todo sobre Argentina

5 pueblos neuquinos que dejaron de existir

Accidentes trágicos y fatales, éxodos forzados y pueblos fundados con fecha de vencimiento: conocé por qué dejaron de existir estos pueblos en Neuquén.

Esta es la lista de pueblos neuquinos que supieron albergar a una importante cantidad de personas, pero que, por distintas razones, desaparecieron del mapa. 

1. Ñorquín

Según el censo de diciembre de 1886, Ñorquín contaba con más de mil habitantes. Ubicada en el norte neuquino, el municipio constaba con una importante población de comerciantes y empleados públicos. La relevancia de Ñorquín era tal que allí se celebraron los primeros comicios para la nueva gobernación neuquina y, durante un año entero, fue la capital provisoria del territorio. Cuando en 1887 se decidió que, por su importancia geográfica, Chos Malal sería la nueva capital neuquina, los habitantes de Ñorquín comenzaron el éxodo. Las personas que quedaron allí fueron reubicadas en una zona próxima, denominada Ñorquín nuevo. Sin embargo, años más tarde se supo que esas tierras eran propiedad privada, por lo que sus habitantes tuvieron que abandonar el lugar y trasladarse a El Huecú.

2. San Eduardo

La prosperidad de este pueblo minero fue tan grande como trágico su destino. San Eduardo estaba situado a pocos kilómetros de Curaco y Balsa Huitrín y a unos 80 kilómetros de Chos Malal. Se trataba de un floreciente pueblo que contaba con unos 5500 habitantes, dedicados en su mayoría a la explotación de la mina homónima. El 29 de marzo de 1951 una explosión de gas metano en la mina dejó como saldo seis víctimas fatales y numerosos heridos. Este punto de inflexión marcó el éxodo masivo de los pobladores hacia municipios aledaños

3. Auka Mahuida o La Escondida

Auka Mahuida es un nombre compuesto por el idioma quechua y el araucano (Auka es 'rebelde' en quechua, mahuida significa 'cerro' en araucano). El nombre oficial de La Escondida hace referencia a este pueblo metido entre los cerros. Fue el poblado más grande de su zona, cuando Añelo no era más que un paraje y Rincón de los Sauces no estaba en los planes. La mina homónima de asfaltita también fue la desencadenante del final de este lugar. El 22 de agosto de 1947, una explosión seguida de un incendio dejó el saldo de 15 obreros muertos en sus túneles. La mina cerró y los habitantes comenzaron su éxodo que lo convirtió en un pueblo fantasma. En 1999, se fue el último poblador.

4. Planicie Banderita

El complejo hidroeléctrico Cerros Colorados se encuentra ubicado en el valle inferior del río Neuquén, a 60 km al Noroeste de la ciudad capital. Las obras civiles del complejo comenzaron a fines de 1969 en Portezuelo Grande. Once años más tarde, el 31 de octubre de 1980, se inauguró el compensador de El Chañar, finalizando de esta manera la construcción del complejo. Para su construcción, fue necesario un pueblo que albergara a los trabajadores. Pero, una vez finalizada la obra, el pueblo fue levantado.

5. Rincón Chico

El embalse de Piedra del Águila es el segundo de cinco embalses sobre el río Limay al noroeste de la región del Comahue, entre las provincias de Río Negro y de Neuquén. Se inauguró en 1991 y su construcción llevó 3 años. Al igual que Planicie Banderita, Rincón Chico fue un pueblo que se inauguró exclusivamente para albergar a los trabajadores de la represa. La villa llegó a tener 6.000 habitantes, todas sus calles pavimentadas, tendido eléctrico, cloacas y hasta agua caliente. Hoy ya no queda nada, solo se adivina el pueblo por el asfalto y los cordones de vereda.

 

Rating: 0/5.