clima-header

Buenos Aires - - Viernes 02 De Diciembre

Home Gente Historias de gente ¡Y de repente fueron cuatro!

¡Y de repente fueron cuatro!

Cecilia y Marisela son una pareja oriunda de Buenos Aires que viajó a Misiones para adoptar a tres hermanos. Al final, volvieron con cuatro.

Historias de gente
¡Y de repente fueron cuatro!

Se conocieron hace quince años y en 2007 comenzaron a salir. Más tarde, se volvió una relación seria. Para aquel entonces, Cecilia tenía 25 y Marisela 23. Por lo tanto, lo que menos estaba en sus planes era un proyecto de maternidad. No obstante, cuando se sancionó la Ley de Matrimonio Igualitario, decidieron casarse y transitar juntas sus vidas. Allí, el anhelo de agrandar la familia tomó impulso y se pusieron en marcha para investigar por diversos métodos para concretarlo. Luego de intentos fallidos y padecimientos, la opción de adoptar fue la que tomó más relevancia. Finalmente, en 2019 aplicaron a una convocatoria para tres hermanitos misioneros. Aunque la sorpresa fue que, en realidad, eran cuatro.

La palabra temida

Es bastante común escuchar que los procesos de adopción representan grandes esperas y frustraciones para muchas personas. Y es lo que ocurrió con las dos mujeres, dado que les daba miedo explorar ese camino por los comentarios que recibían. Previamente, habían intentado con tratamientos de inseminación, pero ninguno dio resultado. Fueron un total de siete intentos, desde comienzos desde 2016 hasta principios de 2018. Una decepción para cualquier ser humano que conozca de qué se trata si no salen bien. En aquel momento decidieron frenar con esa vía.

Convertirse en madres adoptivas fue una carta que siempre estuvo sobre la mesa. La complejidad radicaba en que se trata de un concepto completamente desconocido y les generaba incertidumbre lo que pudiera ocurrir. Aun así, eligieron arriesgarse y se anotaron en el Registro de Adoptantes de la Provincia de Buenos Aires. En agosto de 2018, llenaron la planilla e hicieron los trámites pertinentes. Al poco tiempo las llamaron desde el Juzgado de La Matanza para realizar los primeros informes. Constó de varias entrevistas y también fue una asistente social a su casa.

Sin embargo, no todo era color de rosas. Ellas no conocían a nadie de su entorno que hubiera pasado por lo mismo, así que buscaron información al respecto. De esta manera, llegaron hasta el grupo Ser familia por Adopción. Allí, entraron en contacto con otras parejas que comprendían lo que transitaban, que se habían inscripto y que estaban también a la espera. Asimismo, otros ya tenían experiencia en la problemática. Esto ayudó mucho a entender los tiempos y los pasos a seguir. Además, a hacerse la idea de que existían las posibilidades de que llegara algún chico adolescente.

Escribir una nueva historia

En enero de 2019 tenían el apto y en marzo vieron una convocatoria pública de aspirantes sobre tres hermanitos de Misiones. Inmediatamente se contactaron con el Registro de Aspirantes a la Adopción de la provincia de Misiones (RUAAM). Fue así que se enteraron que en un hogar cerca de Posadas un grupo de niños esperaban una familia. Les explicaron que tenían 10, 11 y 14 años. Pero la gran revelación fue que había uno más, que cumplía 17, quien no quería entrar en el proceso. En realidad se trataba de un gran acto de amor hacia los más pequeños. Es que creía que autoexcluyéndose los demás tendrían más chances de ser acogidos.

Las mujeres condujeron durante doce horas hasta el lugar y todo sucedió de manera rápida. Cuando se quisieron acordar, estaban conociendo a sus futuros hijos. Y, a pesar de no estar incluido, el más grande también formó parte del momento. El cariño entre los seis fue genuino y casi instantáneo, aunque por supuesto conlleva una construcción nueva de vínculos. Los chicos las eligieron y ellas a los cuatro. Se volvieron cinco en el auto y Marisel en avión. Cecilia manejaba, mientras que el mayor de los hermanos le cebó mate todo el viaje. No veían la hora de llegar a su nuevo hogar.

Una vez en Buenos Aires, se encontraron con el resto del clan familiar. Los chicos aman a sus abuelos y a sus primos. Las madres orgullosas aseguran que son excepcionales. En cuanto a la forma en que se dio todo y a los intentos de embarazo, afirman que ahora todo tiene sentido. La vida tenía otros planes para ellas y son mejores de lo que alguna vez imaginaron.

 

Fecha de Publicación: 30/08/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Hermanos La increíble historia de dos hermanos y un riñón
Pablo Fracchia Cambiar el mundo

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Así somos
Hinchas argentinos Cuando juega la Selección

Cada vez que la pelota comienza a rodar, se pone en juego mucho más que un partido de fútbol. ¿Qué n...

Deportes
Argentina - Polonia Argentina se puso en Modo Campeonato

La gran victoria de la Scaloneta ante los polacos encendió las ilusiones, pero el partido contra el...

Música
Coldplay-Soda Soda Stereo. Me verás volver a River

Los músicos Charly Alberti y Zeta Bosio participaron de los dos últimos shows de Coldplay en Argenti...

Conocimiento
Ivana Tosti Editoriales Universitarias. Libros para ser libres

Te contamos el fenómeno que explica un arista del repunte del mercado del libro argentino: el crecim...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades