clima-header

Buenos Aires - - Domingo 24 De Octubre

Home Gente Historias de gente Volver a las canchas

Volver a las canchas

Francisco Marroco jugaba al hockey, tuvo un accidente y estuvo en coma. Se recuperó para volver a las canchas y estudiar en la universidad.

Historias de gente
Volver a las canchas

El “Panchito Marroco” tiene 34 años, es licenciado en Administración de Empresas, juega al golf y también es escritor. Los estándares que impone el sistema podrían decir que Francisco tiene la vida ideal. Sin embargo, tal idealización no existe. Es que, hurgando un poco en la vida de nuestro entrevistado, advertimos que tuvo que sortear muchos obstáculos para llegar hasta acá. Sin embargo, fuerte de mente y espíritu, Panchito tuvo la resiliencia necesaria para salir adelante, aun cuando ese obstáculo fue, ni más ni menos, que un accidente que lo dejó en coma.

“Empecé a jugar al hockey desde chiquito. Llegué a jugar en primera en YPF. Toda una vida de deportes”. Así comienza la charla Marroco, distendido y relajado. Con la sapiencia de quien sabe que lo que está por contar acaparará la atención de todos.

En hockey sobre patines, como en la gran mayoría de las disciplinas, irse a jugar a Europa es uno de los objetivos de muchos jugadores. Y Francisco lo consiguió desde muy joven: “Tuve la posibilidad de irme a jugar a Italia, a un equipo de la Liga A1. Con 18 años fui a jugar una temporada allá. Fui a Seregno, en la ciudad de Milán. Es un lugar chiquito, ahí jugaron Pablo y Gabriel Cairo, en los 80”, dice, en referencia a dos hermanos que son una eminencia para el hockey mendocino. Sin embargo, para esa época, eran muy pocos quienes lograban cruzar el charco para jugar. “En ese momento, en los 2000, no era frecuente que un jugador se fuera a Europa”. Cumplido el primer año, Marroco estaba satisfecho con su desempeño: “Tenía buena proyección, por lo que me decían. Tenía ofertas de otros clubes, llegando al final de la temporada”.

Una noche fatal

Sin embargo, lo que era gloria se convirtió en perdición, de un segundo para el otro. “Una noche salimos a bailar con mis compañeros del equipo y tuvimos un accidente automovilístico. El que manejaba se quedó dormido. Yo me pegué en la cabeza y quedé inconsciente. Quedé en coma por más de 20 días”.

Cachetazo si los hay. De un segundo para otro, a Francisco casi le arrebatan la vida. “Con ese episodio se me cortó mi vida. El daño principal fue en la cabeza, donde tuve el golpe. Después, lo físico, fue solo un golpe en la cadera”.

El despertar

“Cuando desperté no era consciente de nada. Solo abrí los ojos y nada más. No recordaba el accidente, ni nada. No podía mover mi cuerpo, no podía hablar, no podía comer, no podía hacer nada. Me desperté como un bebé”, describe Francisco, con las palabras justas como para generar la empatía suficiente de esa desesperación.

Pero Panchito, una persona ligada al deporte durante toda su vida, no se iba a dar por vencido. “Tuve que empezar de cero a aprender a caminar, a hablar, a moverme y a comer. Empecé una larga recuperación. Primero, dos meses en Italia y después en Argentina”.

Incluso, fue más allá. Quería volver a ponerse los patines, como lo hizo el día anterior al accidente. “El objetivo de volver a jugar al hockey era casi imposible. Pero empecé a hacer de todo para poder estar de vuelta en condiciones de volver a jugar. Eso me llevó cerca de 5 años de recuperación física”.

La vuelta a las pistas

Hasta que un día llegó el regreso. “En el año 2010 yo empecé a entrenar solo en el Club Universidad. Y a finales de ese año jugamos un partido con YPF contra Universidad, en la misma cancha donde yo entrenaba. En ese partido entré unos minutos e hice un gol de penal”, recuerda Marroco, orgulloso de lo que logró. “Fue una emoción enorme porque, después de 5 años de esfuerzo, haber coronado ese período fue una satisfacción para mí y para mi familia”.

Nace un escritor

Francisco sintió la necesidad de volcar todo en un libro, inmortalizando su historia. “Nació en mí el deseo de escribir, que es una faceta guardada que tenía y no conocía. O sea, me pude dedicar a otras cosas después del hockey. Es decir, hay un después de toda esa vida pasada. Hoy me dedico a la gestión, soy licenciado en Administración. Juego al golf, que es mi pasatiempo. Me dedico también a escribir, que es lo que me gusta. Básicamente, esa es mi vida”.

Además, el libro es una herramienta para ayudar a los demás y, así, el trágico accidente que sufrió se transformó en un mensaje para otros. “El libro fue una necesidad que tuve de poder comunicar todo lo que había vivido. Lo empecé a escribir y le fui agregando cosas con el correr de los años. Y el año pasado contacté a un editor que me hizo toda la edición del libro. En él conté toda mi experiencia de vida. Es, más que nada, una especie de catarsis mía. Pero también me gustaría que le sirva a alguien más que lo lea, dejarle alguna enseñanza”.

Fecha de Publicación: 12/07/2020

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Arte y Literatura
Norah Lange Alguien para no olvidar, Norah Lange

Musa de la primera vanguardia histórica argentina, la escritora es mucho más que la mujer que enloqu...

Historia
Batalla de Cepeda Batalla de Cepeda. Deseo que los hijos de Buenos Aires sean argentinos

Un vencedor de Cepeda Justo José de Urquiza exclamaba pacifista en la iglesia de San José de Flores...

Historia
Instituto Bernasconi Instituto Bernasconi. Una Sorbona para la Enseñanza Primaria

Se cumple un siglo del inicio de la construcción del Palacio Escuela de Parque Patricios. Martha Sal...

Empresas y Negocios
Taragui Taragüi: cómo llegó a convertirse en la yerba más elegida por los argentinos

Durante varias generaciones, la familia Navajas intentó cultivar yerba mate. A pesar de que el prime...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades