Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Una familia dedicada a guiar las aguas

La familia Morley lleva más de 60 años cuidando y distribuyendo las aguas en el Valle Inferior del Río Chubut.

En el Valle Inferior del Río Chubut (VIRCH) hay más de 20 mil hectáreas que son regadas a partir del sistema de canales artificiales que fueron construidos por los colonos galeses a finales del siglo XIX y que, con algunas modificaciones se mantienen hasta hoy en día. Para que ello ocurra es más que importante la labor de los tomeros para cuidar y distribuir el agua en los casi dos mil agricultores desde la Boca Toma -o Boca de Zanja- hasta Rawson.

La Boca Toma está ubicada kilómetros abajo del dique Florentino Ameghino, en cercanías de la localidad de 28 de Julio, que debe su nombre a la fecha en la que el velero Mimosa llegó a las costas de Puerto Madryn.

Allí, paralelo al río comienzan su cauce los canales de riego. Hay dos. Uno en la margen sur y otro en la margen norte del curso y éstos abastecen a los canales secundarios. En 1993, cuando Nación transfirió a provincia el 39 por ciento del paquete accionario de Hidroeléctrica Ameghino a cambio de tomar a su cargo el servicio de riego administrado hasta esa fecha por Agua y Energía, se creó la Compañía de Riego del VIRCH que ejerce la administración, operación, conservación y mejoramiento del sistema de riego y drenaje en un trayecto de más de 60 kilómetros.

El staff de la Compañía se compone por 25 personas. 5 de ellos son tomeros y también está el guarda dique. Ellos son quienes están en la primera línea de la cadena cuando se larga el agua hacia los canales, y se mantienen en constante diálogo con los productores.

El oficio de ser tomero

La familia Morley lleva más de 60 años cuidando, distribuyendo y entregando el agua de riego para todos los productores del VIRCH. Actualmente Rubén Morley es el coordinador de los tomeros desde Boca Toma hasta Rawson, pero la historia de su familia con los canales inició hace tiempo.  “Es un orgullo y un compromiso con todo el valle”, asegura Rubén, que lleva más de 42 años en la actividad.

Marshon Morley, su padre, cubría el margen de Trelew a Rawson, mientras que sus tíos, Livio y Edwin hacían lo propio en 28 de Julio y Dolavon. Cuentan que hay una zamba escrita por un cantautor salteño que reza: "A cada margen del río, un Morley y una historia".

Los Morley son una palabra autorizada para hablar de las dificultades que afrontan los productores y de las distintas transiciones que fueron acompañando a la Compañía de Riego.

Pero el legado continuó con los hijos de Rubén, Luis y Livio Joel, que también se dedican al oficio.

No es un trabajo liviano el de los Morley, ya que cumplen un rol fundamental en el sistema productivo de la región. El tomero debe ser el encargado de abrir las compuertas, escuchar las demandas de los chacareros, y administrar equitativamente el agua para todos.

A diferencia de lo que ocurre en otros puntos del país, en el Valle Inferior del Río Chubut, el sistema de riego no es por turnos, lo que implica que el tomero tiene que estar disponible las 24 horas a demanda de los productores.

Es un trabajo que requiera recorrer el terreno todo el día, encauzar el agua si se desvía, renegar con algunos animales como la nutria y estar al pie del cañón para que no falte caudal para que siga por los canales secundarios, y actuar de juez sobre el uso del recurso cuando hay escasez.

Rubén Morley considera que el tomero es el "guía del agua", y debe ponerse firme para exigir su uso racional, creando conciencia sobre el cuidado del recurso y fomentando la solidaridad para que el ahorro de un productor que tiene menos hectáreas que otro pueda acceder al agua para hacer crecer su producción. 

Aclara además, que el funcionamiento de las compuertas, no es solo abrirlas, es cerrarlas cuando lo amerite para evitar daños y mezquindades. Por eso es un oficio que requiere la atención en todo momento para que cada uno quede satisfecho.

Como dice la zamba, “el tomero es un hombre que tiene que ser capaz de armonizar las pretensiones de todos y las necesidades de regar más con la lógica de regar igual”. Esa tarea, los Morley llevan más de 60 años cumpliéndola a rajatabla.

 

Rating: 0/5.