Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un rionegrino que captura la belleza del cielo

La NASA reconoció a Gerardo Ferrarino por una imagen de la conjunción de Júpiter y Sarturno tomada desde el balenario rionegrino de Bahía Creek.

Gerardo Ferrarino nació en Lamarque, provincia de Río Negro, hace 41 años, pero actualmente vive en Viedma, capital de esa misma provincia, y tiene un hobbie: capturar con su cámara los paisajes nocturnos del cielo patagónico.

En junio, Gerardo tuvo repercusión por una imponente imagen. Luego de haber estudiado los movimientos del universo –dado que es aficionado por la astronomía–, se movilizó con su equipo hasta Bahía Creek, un balneario ubicado a unos 135 kilómetros de Viedma, para poder capturar un fenómeno astronómico: la conjunción entre Júpiter y Saturno que podían verse "cercanos" desde la Tierra.

Pasó una semana planificando la foto y, además, unas cuantas horas ya en el lugar para lograr la toma perfecta. "Me paré en la loma de un médano, esperé y, cuando se dio el momento, tomé el control remoto para hacer la foto", expresó Gerardo

Además de la paciencia y el cálculo, uno de los secretos para la buena imagen del cielo es que este debe estar "limpio", sin nubes cerca y con la luna ausente. Las distancias en la Patagonia también colaboran para que la iluminación de las ciudades no se interpongan con la buena vista. Además, claro, no son fotos que pueden ser captadas por una cámara común o con un celular, por bueno que sea, sino que es necesario una cámara profesional, un trípode y un equipo óptico con binoculares y telescopios.

Ferrarino inició su recorrido en el mundo de los paisajes nocturnos de la mano de Germán Frías, un reconocido fotógrafo, también de Viedma, con quien dio sus primeros pasos. Con sus primeras fotos incorporó una cuenta de Instagram para difundir las imágenes captadas. En pocos días triplicó la cantidad de seguidores que pueden apreciar la belleza de sus fotografías mezclando el cielo patagónico con ejemplares de fauna autóctona.

El nacido en Lamarque, más allá del acompañamiento de Frías, cuenta que la fotografía llegó "de casualidad" a su vida, y sus tiempos libres –dado que trabaja en una empresa recaudadora– son los momentos en los que idea sus tomas. Amante de los secretos que oculta el universo y de la fascinante noche patagónica, le gusta compartir con sus seguidores las imágenes que logra captar. La ventaja de las distancias entre un pueblo y otro de esa región es que es especial para poder avistar distintos fenómenos, desde lluvias de meteoritos hasta conjunciones entre los planetas, o desde la luna hasta la Vía Láctea.

La captura que más se viralizó fue aquella de junio, con la conjunción de Júpiter y Saturno. Miles de comentario inundaron la publicación, el exgobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, destacó el trabajo de Gerardo y, sin duda, el reconocimiento mayor fue el de la web de Sky –perteneciente a la NASA–, que valoró la imagen del rionegrino. Si bien no se trató de la foto astronómica del día (APOD, por las siglas en inglés de Astronomy Picture of the Day) de ese sitio, no deja de ser valorable la mención.

Ahora Gerardo tiene un objetivo próximo: en diciembre, más precisamente el día 14, tendrá lugar un eclipse total de sol, que no se repetirá hasta el año 2140. “Es el espectáculo más grande que ofrece la naturaleza, no me lo quiero perder”, resalta el rionegrino que ante las restricciones por la pandemia de coronavirus no sabe qué pasará. Sin embargo, aclara que no son pocos lo que ya le están preguntando por el eclipse y agrega que es común el viaje de gente del exterior para disfrutar del evento.

Mientras se prepara para el 14 de diciembre y disfruta del reconocimiento de la NASA por la imagen de la conjunción de Júpiter y Saturno, Gerardo sueña en un futuro poder vivir del astroturismo: trabajar y vivir de lo que hoy es su hobbie. Sin dudas, talento y vocación no le faltan.

Rating: 0/5.