Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Un abuelo que vale oro

Una usuaria de Twitter compartió en su cuenta un tierno gesto de su abuelo y la publicación se hizo viral. Pequeños gestos de amor que realmente marca la diferencia.

El amor no necesita de grandes acciones ni de revoluciones, se demuestra todos los días con pequeños gestos. Gestos que dicen mucho más que las palabras, gestos cotidianos llenos de ternura que son los que verdaderamente nos cambian la vida. Esta es la historia de un abuelo cuyo gesto de amor hacia su nieta se volvió viral.

Para ellos es algo de todos los días: Francesca y su mamá se levantan muy temprano para ir a trabajar, y su abuelo las acompaña a la parada a tomarse el colectivo. Aunque haga frío, aunque llueva, para él lo más importante es quedarse tranquilo de que sus mujeres se suben al vehículo seguras.

Uno de esos días, Francesca decidió compartir el tierno gesto de su abuelo en su cuenta de Twitter: publicó una foto que le sacó desde adentro del colectivo, en la que se ve al hombre abrigado y sonriendo. “Mi abuelo, 75 años, se levanta todos los días a las 5:30 am para acompañarnos a mí y a mi mamá a tomarnos el colectivo para ir a trabajar. El otro día lo miré por la ventanilla y se me llenaron los ojos de lágrimas. Gracias por todo siempre, abuelito. Te amo mucho”, escribió la joven.

Inmediatamente, la publicación se hizo viral y Francesca recibió muchísimos mensajes de usuarios emocionados por la imagen compartida, que reflejaba ese simple gesto cotidiano lleno de amor. Al poco tiempo, superó los 380 mil me gusta. La joven agradeció por todos los halagos que le hicieron llegar para su abuelo: “Me hicieron llorar. Mi abuelo es de oro. A él no le importa que haga -5 grados, siempre que salimos de mi casa está parado, emponchadito y con su gorrito para acompañarnos”.

 

 

Sin embargo, también hubo quienes le criticaron el hecho de que pusiera en riesgo la seguridad de su abuelo. Ante esto, Francesca respondió que no hay manera de convencerlo de que no lo haga: “Él siempre lo hizo por voluntad propia, desde que soy chiquita para ir a la escuela, después en la secundaria y ahora para ir a trabajar y a la facultad”. Además, aclaró que el hombre lo hace para cuidarlas: “Yo jamás en mi vida haría algo para arriesgarlo. Miles de veces ya le dije que no hace falta que nos acompañe porque hace mucho frío, pero él siempre está ahí con una sonrisa cuando abrimos la puerta”.

 

 

Los abuelos deberían ser eternos

Frente a la publicación de Francesca, otros usuarios contaron sus propias experiencias con sus abuelos. Una de ellas contó: “Mi abuelo me iba a buscar cada día al colegio cuando era chica. Luego, cuando fui más grande (hasta la universidad), todos los días me dejaba en su velador platita para que me compre algo. Todavía cuando voy al súper pienso “¿qué le podría llevar de rico?”. Mi abuelo murió en el 2016”.

Otra joven aportó su historia: “Mi abuelo me llevó al jardín y al colegio por 15 años seguidos, si hubiera podido también me hubiera llevado a la universidad y trabajo”. Y otra más aportó: “Mi abuelo lo hizo 2 años cuando empecé la facultad, temprano me llevaba y a la noche me iba a buscar a la parada. El día que me recibí, miré al cielo y se lo dediqué”.

Ojalá que nunca demos por sentado todo el amor que recibimos de aquellos que más nos quieren.

 

ImagenTwitter Francesca

Rating: 5.00/5.