Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Todos podemos ser un superhéroe

Thiago tiene 8 años y una historia que inspira a salir adelante.

Los superhéroes no están en las películas, ni en los cómics: los verdaderos superhéroes están entre nosotros, luchando contra villanos y salvando vidas sin que nos enteremos. Thiago es un superhéroe y hoy queremos contarte su historia.

Thiago tiene 8 años y ya atravesó –tal vez– una de las batallas más duras de su vida: le descubrieron un tumor en la panza que le extrajeron a través de una operación, pero volvió a aparecer seis meses después. Entonces comenzó el tratamiento de quimioterapia y un autotrasplante de médula y rayos.

En ese contexto, Thiago resignificó su lucha con imaginación, como solo un niño puede hacerlo. Creó a Súper T, quien lucha contra la villana de la historia: Maldita Papa. Todo comenzó con un dibujo en el que el niño diseñó el traje de su héroe. A partir de entonces, con el impulso de su tía, alguien lo dibujó, otras manos solidarias se sumaron, y esta gran idea terminó en un libro que ahora Thiago reparte en distintos hospitales, para animar a otros chicos a combatir la enfermedad.

"Todos podemos ser un superhéroe" es la frase final del libro, que también tiene un espacio donde cada niño puede dibujar su propio superhéroe. Porque, a veces, la fuerza que se necesita para salir adelante viene de donde menos la esperamos

El arte de la escritura como sanación

Celeste Ianelli es otra joven cuya historia la hace ver también como una superheroína. Al igual que Thiago, tuvo que enfrentarse, cuando era muy chica, a esta enfermedad que se lleva a muchas personas. Fue diagnosticada con leucemia cuando tenía 14 años y durante los dos siguientes se vio sometida a distintos tipos de quimioterapia hasta que se recuperó totalmente.

Su lucha se hizo viral cuando subió un video a Youtube en el que se la veía contando a viva voz en el medio de un restaurante lleno de gente que esa noche estaba tomando su última pastilla del tratamiento. Desde entonces, su alcance no paró de aumentar y sus redes sociales cosecharon cada vez más seguidores que se sentían identificados con su manera de ver la vida. Como ella siempre dice, el objetivo siempre es transmitir un mensaje optimista para quienes estén atravesando la misma enfermedad, asegurándoles que con tiempo, esfuerzo y contención todo pasa.

Además, el contenido de Celeste funciona como "despertador" para aquellos que gozan de buena salud. Nos recuerda de forma fresca y divertida que eso es lo más importante y que no vale la pena hacerse problemas por circunstancias banales, y que siempre es tiempo de ir en busca de lo que nos hace felices "para vivir y no solo sobrevivir", como asegura en sus videos. Estamos de paso, hay que emprender lo que nos haga felices a nosotros y a los que nos rodean, porque esa es el verdadero éxito. Podemos tomar la enseñanza de Celeste de valorar las pequeñas cosas cotidianas que pasan desaparcibidas en la vorágine de la rutina y detenernos a disfrutar y agradecer. 

La instagramer también planea plasmar su visión en un libro: quiere hacer llegar su historia por distintos canales a cada vez más generaciones, para que se contagie su optimismo. En las páginas va a reforzar su idea de que si alguien está atravesando un mal momento, todo pasa. Y si, por el contrario, alguien está atravesando un buen momento, no lo desaproveche en perder el tiempo quejándose por pequeñeces. 

En su autobiografía ficcionada, la joven autora también utilizará, al igual que Thiago, el recurso de la metáfora para ilustrar las experiencias durante el tratamiento de quimioterapia. Dice que la imaginación fue una forma de transitar ese momento, creando personajes entre reales y ficcionados para encontrarle un sentido a lo que estaba sucediendo. 

Rating: 0/5.