Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Santuario Libertad. “No hay un interés de beneficio, es en bien de los animales”

Cuando parecía que el mundo estaba en pausa, Yésica, Nicolás y Matías en San Luis arrancaron con el primer santuario para animales domésticos en Argentina. Soñar en grande.

A treinta kilómetros de San Luis dos defensores de los animales no humanos pusieron garra y corazón al primer santuario en Argentina que acogerá a las mascotas que sufran maltratos o abandono. En el ambicioso plan de tres etapas del Santuario Libertad, además de abrir sus puertas a otras criaturas sintientes destinadas hoy al consumo o al trabajo de carga, prevén convertirse en un punto de referencia en educación y legislación protectora. Los tiempos están cambiando, el mundo no será el mismo con las olas que agitan nuevas cabezas, y Yésica Zavala, junto a Nicolás Marzoratti y Matías López, abren caminos pioneros en los montes de Cuyo. Ellos sueñan y hacen para construir un modo de vida de igual a igual, más justo, sustentable e inclusivo. Sin discriminación de ningún tipo, ni raza, amigo del único planeta que tenemos. El Planeta Tierra.

“Al momento de pensar el proyecto, entendimos que no basta con contener las consecuencias de una sociedad arraigada en el especismo antropocéntrico, esto es, una posición que sitúa al ser humano como superior al resto de la animalidad, sino que es sustancial ir a la raíz de la cuestión. Trabajar en profundidad el problema hace consecuente la existencia de estos espacios, de lo contrario, no tendrían razón de ser”, señalan en la base de esta empresa verde pro animal, por ahora financiada a pulmón, que dialoga no solamente con el veganismo, sino también con la conciencia del hombre pospandemia.

“El proyecto empezó en plena pandemia. Nació en la cabeza de varias personas como un mero deseo, de poder hacer algo bajo nuestra filosofía vegana”, reafirma Zavala, y amplía, “Enlazado con otros proyectos que teníamos como comprar un campo en una provincia de Argentina y armar un complejo turístico. Ahí pensamos en incorporar a los animales. Después fue mutando porque no era ético un espacio de turismo con animales, al tipo de una granja. Entonces finalmente quedó la idea de un santuario de animales, que llegan con diferentes historias de maltrato, de violencia, de cosificación. La idea de nosotros es darle un lugar seguro, comodidades y satisfacer sus necesidades básicas”, detalla la abogada con una actualidad en plena construcción de la fase uno, que incluye viviendas, un centro veterinario y una huerta.

Periodista: El Santuario Libertad es un cambio en la idea de estos lugares en el mundo, más asociados a la vida salvaje.

Yésica Zavala: Los santuarios que existen en el país contienen a los animales silvestres para que puedan vivir con mínimo contacto humano. Son áreas protegidas o reservas naturales. Nuestra idea es recibir animales domésticos, no a los salvajes. Ya existen varios que recuperan y reintegran al medio natural a los animales libres, pero no existen de animales domésticos. Y si bien también se abrieron varios de perros y gatos, faltan aún de otros animales como un gallo, una oveja, un chancho o una vaca. Albergar también a esos animales que se destinan históricamente al consumo humano. Nos respaldamos en la filosofía vegana.

 

P: Imagino el hilo entre ustedes.

YZ: Claro. Todo surge a partir que nos unimos personas veganas. Y entendemos al veganismo no como un estilo de vida, ni una cuestión alimenticia; esos sólo aspectos superficiales. Más bien pensamos al veganismo como una postura ética que rechaza la cosificación que nosotros hacemos de los animales. No consumimos productos animales en la alimentación ni en la vestimenta,  ni asistimos a espacios donde los animales son usados a fines de entretenimiento. No montamos caballos,  tampoco. No hacemos nada que someta a otro no humano.