clima-header

Buenos Aires - - Jueves 18 De Julio

Home Gente Historias de gente Palacio de Aguas Corrientes por los Croquiseros: Una crónica

Palacio de Aguas Corrientes por los Croquiseros: Una crónica

Un hecho cultural notable se dio cita en la tarde del sábado 15 de diciembre de 2023 en el barrio de Balvanera en Buenos Aires: los Croquiseros Urbanos tuvieron su encuentro número 150 alrededor del Palacio de las Aguas Corrientes. Allí estuvimos.

Historias de gente

Por Mariela Marino

Había caído un chaparrón y el sol empezaba a levantar del pavimento una humedad espesa. El calor se expandía pegajoso, denso, con intención de apoderarse de los cuerpos y las almas de los Croquiseros que iban llegando. Los vi cómo se paseaban, concentradísimos, por la manzana del Palacio hasta encontrar el sitio desde el cual pondrían sobre el papel lo que ese magnífico edificio quería contarles. Ni la humedad ni el calor pudieron con ellos. “Es que, en realidad, no elegís ser Croquisero. Es como que ser Croquisero te elige a vos… Y es un camino de ida”.

Son gente sensible, apasionada, poetas del trazo, ciudadanos del papel en blanco (o de la pantalla), intérpretes originales de una partitura universal, pero, también son muy humanos. “¡Qué complicado que este edificio! No va a ser fácil dibujar esto pero lo intentaremos”.

Palacio de Aguas Corrientes Croquis Smudt, Di Renzo

Es que este edificio ecléctico desprende exuberancia desde cada centímetro, de esquina a esquina y del zócalo al remate. La profusión de motivos y elementos decorativos es algo apabullante pero armónica, no obstante. Compone un cuerpo rotundo que ocupa toda la manzana, con cuatro fachadas potentes -siendo la principal la que da sobre Av. Córdoba-. Como otros tantos pares de fines del siglo XIX es un fiel exponente de “la arquitectura de la ingeniería”, esos edificios que nacieron para las nuevas funciones de un mundo moderno, industrializado y “feo” y que debían, por lo tanto, ser revestidos con fachadas “bellas”, palaciegas y señoriales. Porque en esa época la belleza estaba en manos exclusivas de la arquitectura. Y, por ende, la arquitectura debía tapar “la fealdad” de los caños, los fierros, las válvulas, los remaches: esos elementos “tan horribles” que debían funcionar bien para cubrir necesidades de una ciudad en expansión pero que había que ocultar a rajatabla.   

Palacio de Aguas Corrientes

Mucho más que una cara bonita

En la recorrida vamos viendo cómo empiezan a tomar forma las primeras siluetas: la mayoría iniciadas desde los remates, como si la mirada croquisera comenzara siempre en la unión del edificio con el cielo, esa línea fundacional que recorta la figura del fondo y que es clave para separar el objeto construido del fondo natural.

Tinta china, lápiz negro, carbonilla van volcándose rítmicamente sobre la superficie elegida. El ritmo lo da, por momentos, el edificio, con su modulación clara. La horizontalidad se define gracias a la existencia de tres elementos fácilmente distinguibles: basamento, desarrollo y remate. La verticalidad, por su parte, toma vida gracias a cuerpos centrales de acceso, a la articulación del muro dada por la presencia sucesiva de pilastras y paños aventanados y a resoluciones de esquina bien diferenciadas. Todo ello materializado en piezas de ladrillo, terracota, cerámica esmaltada y pizarra combinadas sabiamente. En otros momentos, el ritmo lo da la mirada de los dibujantes. Los veo levantar la barbilla, observar detenidamente, bajar la vista y mover la mano según las señales que esta le transmite. La vista y la sensibilidad. Con paciencia infinita delinean dovelas y balustradas, arquerías y óculos, copones, guirnaldas, escudos… Con criterio deliberado omiten ciertos gestos para detenerse en detalles que, a su parecer, son más relevantes.

Palacio de Aguas Corrientes - Croquis de Sandro Borghini

El edificio te interpela

“Eso es lo bueno del croquis. No te exige que sea perfecto. El edificio te interpela, de alguna manera. Entonces en el croquis volcás lo que este te transmite”. Por eso los Croquiseros no compiten en talento (que por cierto lo hay). Los Croquiseros comparten una pasión, son solidarios, son compañeros. “Porque, si bien dibujar es un acto muy individual e íntimo, al estar en grupo se genera una energía muy linda entre todos”. Pasan transeúntes locales y extranjeros. Todos preguntan por el objeto dibujado y por los dibujantes. Y la razón de ser de todos ellos. Les explicamos y sonríen. Los niños son los que querrían quedarse mirando por más tiempo. Pero los padres sienten que importunan y los alejan, alejando, quizá, una incipiente vocación.

Definitivamente, el Palacio no es sólo una cara bonita. Porque dentro de esa piel vistosa,  con tintes de la Inglaterra victoriana y del renacimiento francés, diseñada por el noruego Olaf Boye, existe un cuerpo oscuro, frío, metálico cuyo fin principal fue, en su momento, el de albergar doce tanques de agua potable (en rigor, setenta y dos millones de litros) para el abastecimiento de una ciudad que crecía muy rápidamente gracias a las oleadas de inmigrantes. Esta majestuosa obra venía a sumarse a otras fundamentales para la higiene y salubridad tanto de la población como de la ciudad, luego de las terribles epidemias sufridas en los años precedentes que habían provocado la muerte de, aproximadamente, el 10% de la población de entonces.   

Palacio de Aguas Corrientes - Croquistas

Ensuciar, colorear, ablandar para ser felices del todo

La tarde va cayendo. Algunos Croquiseros ya cambiaron de posición para no terminar entumecidos o insolados. Hubo rondas de mate y mucha agua fresca. Los croquis “puros” que vimos en nuestra primera ronda se van “ensuciando”, coloreando, ablandando. Y ese, en nuestra opinión, es el momento en que los dueños de la mano alzada parecen disfrutar más. Es como que fueran llegando al “clímax” de la obra. Los veo dejando atrás  la tiranía de las proporciones, la atención minuciosa a la relación entre las partes y el todo y las reglas a las que tuvieron que echar mano un rato antes para arribar a lo mejor. Lo mejor es diferente para cada cual. Algunos ensucian -literalmente, ensucian- su obra con gotones de tinta, con rayas en diagonal; otros le otorgan colores tan reales como  los de ese jacarandá florecido a mitad de cuadra o como el verde pastel de las terracotas de la porción central de la fachada. Abundan también las paletas monocromáticas y son alucinantes.  Varios ablandan sus obras, con trazos desprolijos, anchos, difusos, según. Es entonces, cuando los veo ser felices del todo.

Palacio de Aguas Corrientes - Croquistas

Fin de fiesta

El encuentro termina con una “enchinchada” en el piso. Todos, absolutamente todos, exponen lo que han hecho y recorren la muestra con avidez. Sin soberbia. Sin vergüenza. Las obras son buenas en cuanto tales. Los Croquiseros celebran haberse reunido a retratar la ciudad a mano alzada una vez más. Se felicitan mutuamente, se preguntan, se abrazan, prometen encontrarse en el brindis de fin de año. Mientras tanto, en la vereda de enfrente, el Palacio se ruboriza al verse reflejado en tan preciosas y expresivas obras de arte y agradece a sus gestores el hecho de que, 129 años después, su suntuosidad siga generando tanta admiración.

Palacio de Aguas Corrientes - Croquistas

Epílogo

Sobre el Palacio de Aguas Corrientes: Hoy es propiedad de la Empresa Aysa -en él funciona el Museo del Patrimonio Histórico y el Archivo de Planos Domiciliarios-. Supo ser el Gran Depósito de Agua Ingeniero Guillermo Villanueva. Los profesionales a cargo fueron el arquitecto Olaf Boye y el ingeniero Carlos Nyströmer. El período de construcción duró de 1887 a 1894. Las más de 300.000 piezas de la fachada fueron traídas desde Bélgica e Inglaterra, individualizadas con identificación unívoca. El hierro de fundición del interior es escocés y las pizarras de las cubiertas son francesas. Fue declarado MHN en 1989.

Sobre los Croquiseros Urbanos de Buenos Aires: Son una agrupación abierta de aproximadamente 400 personas de cualquier edad y sexo apasionadas por los croquis urbanos (dibujantes amateurs, estudiantes de las diversas ramas del arte, arquitectos). Croquiseros nació en el 2010 por iniciativa del arquitecto Roberto Frangella quien aún participa activamente en el grupo. Por ese entonces al grupo lo conformaban 15 personas. Su primera salida fue al barrio de La Boca. Hoy, la coordinación general está a cargo del arquitecto Sandro Borghini quien convoca, cada mes, a un encuentro para “salir a dibujar juntos” distintos puntos de la ciudad que posean valor patrimonial. Más recientemente, en las salidas se han sumado los Fotógrafos Urbanos, que hacen sus propios registros del objeto elegido y su entorno.

 

Más info

Museo del Agua y la Historia Sanitaria. Riobamba 750, CABA

Agradecimientos: 

A Sandro Borghini, por su predisposición y amabilidad para ofrecerme información sobre Croquiseros.

A Guille Di Renzo, amigo y Croquisero, por introducirme en su mundo de trazos compartidos.

A Oscar Coulasso, Fotógrafo Urbano, por varias de las bellas fotos que me facilitó.

Fecha de Publicación: 04/01/2024

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Mar del Sud Mar del Sud y el tren que nunca llegó
Balvanera Historia de los Barrios Porteños. Balvanera, tu cifra en mi guitarra maleva

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Historia
AMIA 27 años Atentado a la AMIA. Perseguirás justicia.

Uno de los atentados más crueles de la historia nacional no tiene acusados ni culpables ni pistas fi...

Editorial
Jorge Horche Pensamientos sobre una muerte absurda

No es la primera vez que muere alguien que no debía morir, si es que Dios no tiene un plan. Y lament...

Nostálgicos
El mercado

Hoy, la tecnología nos proporciona los espectaculares hipermercados donde hay de todo, excepto diálo...

Biografías
René Favaloro René Favaloro: Rey de Corazones

Favaloro fue un hombre recto que nunca dejó de ser un médico rural. Y el argentino que hizo el mayo...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades