clima-header

Buenos Aires - - Domingo 11 De Abril

Home Gente Historias de gente Enemigos públicos, compañeros de guerra

Enemigos públicos, compañeros de guerra

Te contamos la historia de dos enemigos públicos que pudieron dejar de lado sus banderas y barreras políticas para ayudarse en momentos límite de la guerra.

Historias de gente
Enemigos de Malvinas

Gavin John Hamilton y Roy Fonseka eran enemigos públicos de cualquiera que esté sosteniendo y defendiendo la idea de que las Malvinas eran argentinas. Los dos formaban parte de una patrulla inglesa de observación, radicada en Puerto Mitre (Howard). El primero la dirigía y el segundo lo acompañaba. Desde hacía cinco días se encontraban enviando informes codificados y precisos sobre los movimientos del aislado Regimiento de Infantería 5 (RI5). 

 

Hasta que...

En la guerra ningún rol es seguro. Un día de esos, otra patrulla de la 1° Sección de la Compañía de Comandos 601 regresaba de una misión. Ellos estaban liderados por el teniente primero José Martiniano Duarte, y secundados por los sargentos Eusebio "Negro" Moreno y Francisco "Mono" Altamirano con el cabo Roberto "el Terco" Ríos.

La columna venía avanzando, pero decidió hacer un alto y rotar la formación. Todavía faltaban 5 km para alcanzar las filas argentinas en el poblado de Howard, pero advirtieron peligro en el paredón rocoso en altura. La amenaza no era clara y no había certezas: Esa gente que veían podían ser kelpers o del ECA (Equipo de Control Aéreo, encargados de las alertas tempranas). Los microsegundos parecían horas en la deliberación sobre quiénes eran. De golpe, y sin aguantar la intriga, el jefe Altamirano soltó con valor: “¡Alto! ¿Son argentinos?”.

La respuesta fue una feroz ráfaga de fusiles M16, seguida por una granada que picó larga. Los comandos argentinos abrieron fuego y Moreno arrojó dos granadas de mano.

Malvinas

 

Manos en alto

Los dos comandos comenzaron a desplegar su fuego sin piedad. Fonseka corría y disparaba mientras su jefe lo cubría. Pero, en ese intenso fuego cruzado, el cuerpo de Hamilton quedó inerte, sin defensa ni salvación. El sargento Fonseka, al ver la situación, levantó levemente las manos en signo de rendición. Frente a esto, el jefe Altamirano ordenó: “¡Alto el fuego, alto el fuego! Se rinde, se rinde”.

El ataque terminó, pero todos continuaron en estado de alerta y a la defensiva. La muerte de ese soldado enemigo desconocido estremeció a los comandos y dejó a los sargentos pensativos. Mientras revisaban al inminente prisionero, el sargento Altamirano descubrió algo en la sobaquera de Fonseka. Ese "algo" era una pistola 9 mm con la leyenda "Fábrica Militar de Armas portátiles Domingo Mateu. Rosario-Argentina".

 

Algo personal

Con un inglés muy rudimentario, Altamirano intentó obtener una explicación, pero no hubo un acuerdo debido a los impedimentos idiomáticos. Sin embargo, este intercambio despertó una simpatía particular entre los involucrados. Entre el jefe Duarte y el Mono Altamirano fueron piadosos con el prisionero, mientras lo trasladaban. La muerte de ese soldado desconocido había sensibilizado a toda la patrulla. Una vez llegados a Puerto Howard, el jefe Duarte ordenó "ponerle un poncho" a Fonseka y camuflarlo, para hacerlo pasar desapercibido entre los kelpers. 

 

Honor y valor

Altamirano no pudo sacarse las escenas de la cabeza, y pidió visitar al prisionero. "Quería que supiera que yo lo respetaba, como a todo soldado que se rinde. Fui a tenderle una mano amiga y de paso quería asegurarme de que nadie lo maltratara", cuenta a los medios. Mientras, Roy Fonseka permanecía custodiado en un pozo tapado con pesadas maderas y fardos de lana. "Tomorrow, championat, the war cup", lanzó el sargento, intentando ser simpático y sacando charla para espantar la soledad. Altamirano se refería al Mundial de Fútbol de España 1982, y Roy lo sabía. La barrera idiomática no fue impedimento para que ellos dos se demostraran compañerismo.

Conversaron hasta que Altamirano observó la molestia del prisionero por sus botas y medias todavía húmedas y, además, notó que Fonseka tenía frío. Por eso, buscó en su mochila y le regaló su sweater y un par de medias secas. El inglés se lo agradeció y se despidieron con un apretón de manos. Ninguno de los dos sabía que volverían a verse...

 

Toda guerra es política

Dos días después, el general Mario Benjamín Menéndez firmaba la rendición ante Jeremy Moore en Puerto Argentino. En Puerto Howard se ordenó que todos los soldados se desarmaran y el peso de la rendición quebró el ánimo de los combatientes.

Altamirano fue obligado a acondicionar una pista para el aterrizaje de un helicóptero inglés. Luego, debía permanecer en su lugar de emplazamiento: un pequeño cobertizo que compartía con su grupo de comandos. Irónicamente, el carcelero se convertía en preso, porque en la guerra no existen roles estables ni justicia. En medio del encierro, el sargento argentino escuchó que lo llamaban: “Francis, Francis”, decía la voz de Fonseka que lo buscaba para despedirlo.

"Very good, Francis. Very good" (muy bien, Francisco), dijo Roy con el pulgar en alto, agradeciendo el buen trato que había recibido por parte del ahora rendido. No fueron las  palabras lo que valieron, sino el honor de dos caballeros que impregnó el pequeño lugar con el calor del reconocimiento. "Very good for you" (muy bien para vos), le contestó Altamirano, refiriéndose al resultado de la guerra. Pero el inglés, con humildad y temperamento le contestó: “Do not worry! The war is politics” (No te preocupes, la guerra es política), restándole peso a esa derrota. 

 

War is over

Estos enemigos públicos, pero compañeros de guerra, se reencontraron 35 años después de esos episodios cruentos. Y fundieron su relación con sus gestos de grandeza en un acto protocolar. Roy Fonseka y Francisco Altamirano se reencontraron en las islas Seychelles, en el Índico. Roy le regaló una de las boinas del SAS y Francisco un libro con las fotos de Malvinas.

 

Fecha de Publicación: 02/04/2021

Compartir
Califica este artículo
0/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Campo-Minado teatro (1) Memoria de veterano
Malvinas Sobrevivientes de Malvinas: 37 años de injusticia

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
carnaval humahuaqueño 4 simbologías del carnaval humahuaqueño

Cada pequeña acción en torno al carnaval tiene su explicación e historia. En esta nota te contamos l...

Argentinos por el mundo
Tatín López Salaberry Tatín López Salaberry, embajador del tango

Años después de desempeñarse como diplomático en Costa Rica, Oscar López Salaberry es un auténtico e...

Historia
Rita Latallada de Victoria Rita Latallada de Victoria: una entrerriana que no para de enseñar

Te contamos la historia de un ícono de la sociedad entrerriana. Una mujer que revolucionó a la socie...

Arte y Literatura
Carlos Busqued Carlos Busqued: en el filo crepuscular

Recientemente fallecido, el escritor chaqueño con solo dos libros tiene un lugar prominente dentro d...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades