Buenos Aires - - Martes 14 De Julio

Home Gente Historias de gente Los buscadores de tesoros

Los buscadores de tesoros

Los misioneros también tienen su fiebre del oro. Con pico y pala en mano, muchos sueñan con encontrar los míticos tesoros jesuíticos.

Historias de gente
Tesoro

Hay quienes aseguran que los misioneros están parados justo, justo, justo, encima de increíbles tesoros jesuíticos. Así, en pleno siglo XXI, las excavaciones de los buscadores de tesoros no dejan de producirse por toda la provincia. Pero los misioneros “afiebrados” por el oro español sostienen que el asunto no es una simple lotería. Convertirse en un verdadero “buscador de tesoros” requiere determinación, técnica y una buena cuota de fe.

El origen del tesoro jesuita enterrado en suelo misionero se relaciona con la expulsión de la Orden de Jesús. Según cuenta la leyenda, los jesuitas, antes de abandonar territorio americano, enterraron sus tesoros para que no fueran encontrados. Ya era costumbre entre los españoles sepultar bajo tierra las riquezas en joyas, oro y especies valiosas. Esto se hacía debido a los continuos asaltos que sufrían las grandes fincas por grupos o familias enteras de bandoleros. Muchos hacendados y terratenientes murieron dejando tesoros escondidos en sus tierras, en el más absoluto secreto. Nadie pudo o declaró haber encontrado esas riquezas. Décadas después, a esos entierros les llegó la hora de los buscadores de tesoros misioneros.

Pasos para desenterrar un tesoro

La provincia de Misiones tiene su propio Indiana Jones. Mario Lezcano, oriundo de San Ignacio, es uno de los más reconocidos buscadores de tesoros. Si estás pensando en sumarte a la fiebre del oro jesuita en Misiones, es mejor ir antes con él. El primer consejo “gratis” de Lezcano es acerca de lo que todo buen buscador necesita antes de emprender la aventura. ¡A tomar nota! Se requieren tres personas a pico y pala, y un péndulo.

“El péndulo te lleva”, explica Lezcano. “A medida que uno se va acercando al lugar exacto, el péndulo empezará a moverse con más fuerza hacia uno y otro lado. Por lo que allí es donde se tiene que empezar a cavar”, agrega. El Indiana Jones misionero recomienda también que el trabajo es mejor hacerlo de a tres. Dos a pico y pala, y el restante se encarga con otra pala de retirar la tierra a un costado. La idea es ir liberando la zona y permitir que el trabajo se realice lo más rápido posible.

Además, para los buscadores, el elemento de fe es muy importante. “Si el tesoro allí escondido no es para vos, se correrá, lo obtendrá quien realmente lo merezca”, dice Lezcano. Según esta creencia, el oro se mueve si la búsqueda se realiza con obsesión o codicia. Al igual que en las películas de Indiana, “el tesoro solo será encontrado por el elegido”. Por último, pero no menos importante. Si el resplandor es rojizo, se trata de oro. En cambio, si esa luz o gas iluminado en la noche es blanco, de seguro se trata de plata.

¿Soñadores, ingenuos o peligrosamente ignorantes?

José Luis Pozzobon, exdirector del Programa Misiones Jesuíticas, reflexionó sobre los buscadores de tesoros misioneros. “Terminan destruyendo patrimonio de la humanidad, porque se llevan piedras que no tienen valor nominal, sino cultural”, dijo.

Para Pozzobon, los buscadores de oro, “son uno de los tres males que sufren las ruinas. Los otros son el clima y el paso del tiempo”. Por otro lado, el debate se reanimó con el análisis del historiador brasileño Arnaldo Bruxer. El especialista en historia misionera concluyó que los tesoros jesuíticos son un “mito imposible de extirpar”. Ya que los jesuitas de las Misiones no poseían tesoros ni riquezas fabulosas. Su riqueza era, en realidad, la mano de obra. “Solamente individuos de una supina ignorancia pueden creer en las fabulosas riquezas de las Misiones Jesuíticas”, opinó.

Sin embargo, la búsqueda sigue... Tal vez porque no se necesita mucho para ello. Un péndulo, palas, picos, y algunos hombres de fe.

Fecha de Publicación: 06/06/2020

Compartir
Califica este artículo
0/5

Temas

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Gastronomía
mndioca-o-papa ¿Mandioca o papa?

En el Litoral argentino, la papa tiene competencia. A la hora de sentarse a la mesa, o sos del team...

Arte y Literatura
Humberto Rivas El maestro que capturó el silencio

Humberto Rivas fue un fotógrafo argentino que tras su exilio a España, en 1976, se convirtió en un r...

Gastronomía
Alfredo Uboldi, el campeón de la gente Alfredo, el campeón de la gente

Ser Argentino y una entrevista exclusiva con Alfredo Uboldi, el santafesino subcampeón del Gran Prem...

Nostálgicos
telefonía Córdoba Telemanías: cordobesidad al palo

La cordobesidad y la argentinidad se juntaban en un solo programa de TV: Telemanías. Una producción...

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades