Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Las plantas y su terapia para el alma

Elizabeth Carripilón es una mujer oriunda de la ciudad de San Pedro, Misiones, que decidió apostar a las plantas durante la pandemia.

Cuantas revelaciones trajo el coronavirus a nuestras vidas. El encierro, la cuarentena, el repensar los caminos tomados e inclusive pegar volantazos para cambiar de rumbo. Este tiempo de conexión con nosotros mismos caló hondo en el interior de muchos. Algunos destrabaron sueños frustrados o descubrieron anhelos ocultos. Mientras que otros se dieron cuenta de que era hora de hacer algo al respecto por aquello que siempre quisieron. Y es lo que sucedió con Elizabeth, quien sintió que era momento de que su hobby se convirtiera en un negocio. Uno que no solo fuera redituable, sino que también le trajera satisfacción. Por eso, con mucha dicha y esfuerzo, instaló un vivero de plantas del que disfruta enormemente.

Un mundo verde

La mujer de 57 años es reconocida en la comunidad por su compromiso y dedicación como esposa, madre y abuela. Sin embargo, el espacio de suculentas y cactus que optó por emprender la muestra en otro plano distinto. En aquel que involucra la gestión y manejo de un proyecto especial que alberga más de 500 especies de estas particulares plantas. Ella las cuida atentamente y les da amor, lo cual hace que crezcan aún más fuertes. El lugar se encuentra ubicado en la zona urbana de la localidad misionera y representa un cable a tierra para Eli.

Pero no está sola en esto. Es su esposo, Jorge Sztej, quien la ayuda con el armado de las macetas que comenzó durante la cuarentena. El hombre se encarga de realizar distintos cortes de bambúes, cubiertas de motocicleta y troncos de madera, sobre los cuales reposará lo sembrado. Elizabeth relata que empezó con poco, unas simples hojitas que le obsequió una amiga. Aunque hoy tiene muchas variedades. Asimismo, admite que mezquina ese rincón tan preciado porque le sirve para descansar la mente. Le gusta lo que hace y también contribuye al medio ambiente, ya que reutiliza materiales que se tiran para hacer las planteras. Todos los días llega al vivero a regar y cultivar nuevas plantas.

En cuanto a la respuesta de la gente, la emprendedora se vio sorprendida por el interés y la demanda. Bastó con poner sus creaciones en el estado de WhatsApp para que los pedidos comenzaran a llegar. Es que su forma de promocionar las suculentas en originales macetas llamó la atención. En este sentido, las mayores ventas se concretan en aniversarios o fechas especiales, como el Día del Amigo. Ella afirma con ternura que dichas plantas lucen hermosas por el aspecto natural. Además, no deja de recalcar el acompañamiento de Jorge en el proyecto.

Cinco estrellas en atención y bondad

Elizabeth tiene como objetivo contagiar de alegría a las personas que necesitan un motivo para olvidarse de la dura cotidianeidad que nos embiste. Para hacerlo, se basa en la buena presentación de sus productos, el cariño que le dedica a la iniciativa y su carisma. La vecina de San Pedro sostiene que es hermoso estar rodeada de plantas y espera que su historia sirva para incentivar a alguien. De esta manera, invita a quienes tengan alguna idea sin concretar a que se animen. A la vez, tiene planes de ampliar su proyecto mejorando la infraestructura y sumando más especies. De esta manera, un hobby puede convertirse en el mejor trabajo de tu vida y Eli nos muestra que nunca es tarde.

Rating: 0/5.