Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Las milongas, en casa

Norberto tiene 77 años y, durante la cuarentena, lleva las milongas al living de su casa y baila tango con su mujer. Un verdadero ejemplo.

Hace unos días, se desató la polémica porque el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pretendía multar a los mayores de 70 años que transitaran por la calle durante la cuarentena obligatoria. Si bien dio marcha atrás con la medida, una pregunta quedó flotando en el aire: ¿una persona de esa edad está realmente incapacitada para tomar decisiones? Por supuesto que no. Los adultos mayores hoy gozan de salud, vitalidad y se mantienen activos. Como Norberto Landerreche, quien no se queda quiero durante la cuarentena y lleva las milongas a su casa todos los días.

Norberto tiene 77 años y muchas pasiones. Periodista de profesión, ama los viajes y las milongas. Vive en la Ciudad de Buenos Aires con su mujer Nida, que es brasilera. Como viajar, por ahora, no pueden, todas las mañanas se dedican a perfeccionar su técnica de baile y ensayar nuevos pasos. Extrañan las milongas a las que asistían día por medio. Saben que pasará un tiempo largo hasta que puedan regresar porque, con el coronavirus, los cuerpos pegados están prohibidos.

Además de bailar tango, Norberto y Nida hacen gimnasia en la terraza del edificio, juegan al ping pong, comen cosas ricas y se mantienen en contacto con sus familias a través de WhatsApp y Facebook. Norberto se toma la pandemia con calma, pero hay algo que lo entristece: el 1 de abril nació su segundo nieto y aún no pudo conocerlo. No puede esperar el momento de tenerlo en sus brazos por primera vez.

Lúcido, inteligente y activo, Norberto nos brinda una enseñanza: hay que aprender a disfrutar cada momento, cualquiera sea la situación que nos toque vivir. En el afán de cuidar a nuestros mayores ante la amenaza del COVID-19, es importante que no olvidemos algo: los “viejos” son sabios, no incapacitados.

Rating: 5.00/5.