Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La historia detrás de la bicicleta robada

Una bicicleta robada, una publicación viral en Facebook, un arrepentimiento y Catalina, una joven de Quimilí que se esperanza con ver una sociedad mejor.

Vivimos en Argentina: la inseguridad parece haberse convertido en un “derecho” que tenemos que padecer. Robos suceden en todo momento, pero lo que sucedió en Quimilí con la bicicleta robada conmocionó a Santiago del Estero y al resto del país.

Catalina Parodi, una joven de 24 años, volvió a su casa y no encontró su bicicleta: “No tenía experiencia con robos, primero pensé que la habían llevado mis hermanos”, contó. Con el paso de las horas, su preocupación aumentó. La búsqueda empezó por Whatsapp y sus amigos le recomendaron realizar la búsqueda en Facebook.

La médica empezó a frustrarse: “Sentí bronca, creí que ya la habían vendido”. Pero la búsqueda dio resultados y la bicicleta robada apareció. “Volví de trabajar y encontré la bici en el patio de mi casa con una cartita dentro de una bolsa”. El mensaje que ya vimos todos: “Disculpame, no volverá a suceder, lo hice por necesidad”.

Catalina sintió muchas cosas; la devolución de la bicicleta robada generó una mezcla de tristeza y alegría. La joven se planteó que muchas veces únicamente nos preocupamos por los problemas propios y no nos fijamos en quien nos rodea, que puede necesitarnos. “Hoy decimos que la gente la pasa mal con frío y hambre, pero no es más que un discurso que se lo lleva el viento”.

Detrás de la bicicleta robada ha quedado una enseñanza para Catalina y el sujeto. Ella asegura que fue un acto heroico el arrepentimiento y la búsqueda de remediar el error. Sin embargo, esto no lo justifica y Catalina espera que el individuo que se llevó la bicicleta pueda recibir ayuda y cambiar su vida.

Amor y oportunidades, algo que los Parodi conocen

El mensaje de Parodi es esperanzador y cree que, entre todos, podemos mejorar la calidad de vida de alguien más. Esto lo dice porque su familia lo vive día a día. Dos de sus hermanas son adoptadas: Lola y Micaela hace años que han encontrado una familia y una nueva oportunidad junto a los Parodi. “Con mis 24 años me di cuenta de que hay más alegría en dar que recibir”, confesó Catalina.

Rating: 0/5.