Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La historia de Noel: el derecho a ser y acompañar a ser

El avance en cuestiones de género es inminente y se vuelve una cuestión urgente difundir, visibilizar y apoyar las historias detrás de cada pequeña lucha. En esta nota te contamos una historia que suma y promueve el derecho a ser, acompañando transiciones.

En los últimos años se viene avanzando, lento pero seguro, en cuestiones de género. Sin embargo, hay un sector de la sociedad que todavía no cuenta con los derechos básicos. El acceso a un trabajo digno, a una vivienda e incluso a la educación se vuelven una odisea para la población disidente. Por eso, la visibilización de las personas que llegan y allanan el camino para otras se vuelve una tarea noble y casi obligatoria. Esta es la historia de Noel Rivero Toranzos, licenciado en Psicología. Él es un varón trans que viene ejerciendo y logrando muchos cambios. 

 

El primer paso

En 2020, recibido y con título en mano, se presentó en el Colegio de Psicólogos de Córdoba para solicitar la rectificación de su legajo. Pidió que apareciera su nombre elegido, aunque todavía no había logrado realizar el cambio de DNI. La petición fue cumplida y reconocida, por ser un derecho avalado por la Ley de Identidad de Género 26.743, artículo 12 (trato digno). En su momento, la acción de Noel, significó un gran precedente para sus colegas. Sin embargo, este no fue el único gran paso. 

 

Acompañando a ser

Noel Rivero Toranzos trabaja día a día contra la despatologización de las identidades trans. Su aporte profesional es un gran avance para toda la sociedad. Porque en Argentina la comunidad trans no vive como debería, no cuenta con la representación mínima a nivel cultural, laboral y existen derechos vulnerados constantemente. Entre estas violencias, existe el discurso adoctrinador y patologizador de la transexualidad.

Y, mientras algunos nos preguntamos dónde está Tehuel, el chico trans desaparecido hace más un mes, otros violentan y discriminan a las personas no binarias. En este sentido, Noel afirma: "Es difícil vivir en una sociedad que no te acepta por salir de la norma". Por eso, desde la terapia, él acompaña y apoya a las infancias que comienzan el camino de la transición. 

 

Pero… ¿qué es la patologización?

Según algunas definiciones, el neologismo patologizar significa 'dar a algo carácter de patología'. Es decir, definir que algo es una enfermedad. La patologización de las sexualidades y de las expresiones de género no es nada nuevo. Recién el 17 de mayo de 1990 la OMS eliminó la homosexualidad del listado de dolencias psiquiátricas. Por eso, a partir de ese día, se celebra el Día Internacional de Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género.

Solo pasaron 31 años desde ese momento, y en la actualidad, sigue habiendo discursos que toman la transexualidad como enfermedad. Y lo peor de todo, son discursos académicos, mediáticos, masivos y de gran alcance. Este tipo de categorización, deviene en discriminación, menor calidad y expectativa de vida y dificultad máxima para satisfacer los derechos básicos de las personas LGBTTTIQ+. Sin embargo, y a pesar de las dificultades que atraviesa la comunidad trans en la sociedad, Noel es optimista:  “Yo pienso que los cambios son graduales, que son un paso a paso. Pero sueño con que el día de mañana ya no sea un asombro o un privilegio, esto de ser trans y poder tener un trabajo o ser trans y poder formar una familia, criar un hijo, una hija un hije”.

 

La vida de Noel

Noel llegó a Córdoba desde Salta y se encontró con un mundo de posibilidades. Sobre la decisión de transicionar, cuenta a los medios cordobeses: “Me encontré con obstáculos y muchos miedos para iniciar mi transición. Tenía miedo de que mi familia se vaya, de perder amigos o no poder ejercer como psicólogo”. Noel reconoció que al principio fue difícil. Al respecto, comentó

“Con mi familia fue complicado, estaba atravesando una situación bastante particular, una enfermedad de mi papá. Recibí enojo e incomprensión, pero con el tiempo pude ir conversando y ahora sí me siento más acompañado por mi familia”.

Noel afirmó que estuvo acompañado en el proceso y recuerda la ayuda de amigos y profesionales. Además cuenta que obtuvo acompañamiento de referentes académicas como Alejandra Bertolez, titular de la Cátedra B de Psicología del Desarrollo Infantil donde él es adscripto, y Mariela Yesuron del Servicio de Asistencia a Personas Trans e Intersex y profesora en Psicopatología 2. 

Él afirma que en Córdoba encontró un lugar más amigable y que, por eso, decidió quedarse. A diferencia de muchas personas, Noel tuvo la oportunidad de radicarse donde quiso. Forjó su identidad y se construyó con libertad, o por lo menos, con la pequeña cuota de libertad que la sociedad le brinda a la comunidad LGBTTTIQ+. Hoy en día, en Córdoba se encuentran sus amigos, amigas y pareja. Y es de esos círculos de donde saca la fuerza para luchar y ejercer su profesión como una forma de militancia. Noel reflexiona: “Yo soy un privilegiado entre las personas trans. Me vine a estudiar a Córdoba, pero transité esos años con mi nombre anterior”.

En esas declaraciones, deja en evidencia que, muchas veces, las personas trans deben vivir sus procesos atravesando muchos más obstáculos. Ya sean económicos, emocionales o de todo tipo.

 

Terapia para ser

Noel trabaja para brindar herramientas y aliviar el camino. Él trabaja en psicología clínica desde el psicoanálisis lacaniano con perspectiva de género. Su trabajo se enfoca en infancias trans principalmente.

 “Mi granito de arena es  tratar de escuchar sin la lupa de la psicopatología y desde la perspectiva de género. Tratando de alojar el padecimiento de esas personas que vienen en busca de ayuda y que tratan de vivir acorde a su identidad autopercibida en una sociedad donde nos sancionan y nos prejuzgan”.

En cada sesión, Noel busca brindar una escucha activa y apela a generar un ámbito en el que la bandera sea la confianza y la comunicación. Él asegura que las infancias trans buscan ser escuchadas sin sanción u opresión. La patologización de la expresión de género o la orientación sexual se convierte en el mayor obstáculo que deben sortear las infancias trans. Porque los y las profesionales no saben acompañar desde una perspectiva de género. Esto cala hondo en la vida de los pacientes y se refleja en la forma de pensar de toda una sociedad. Por eso, es urgente que hay un cambio de paradigma, y Noel lucha todos los días por eso.

 

Acompañar es vital

Sobre su rol de psicólogo y acompañante de las transiciones, cuenta:  “Es muy común que las familias no acompañen las transiciones. Sobre todo que no respeten sus pronombres y su nombre elegido”. Por otro lado, la transición se dificulta en el ámbito escolar. “Se sufre mucho bullying por parte de los compañeros. Y entonces, nuevamente quedan por fuera y terminan dejando los estudios”. Además, no solo como psicólogo, sino también como persona trans, afirma“Es difícil vivir en una sociedad que no nos acepta por salirnos de la norma, a lo que establece en cuanto a las identidades 'válidas y sanas'".

Rating: 4.00/5.