Ser Argentino. Todo sobre Argentina

La guerrera de las tijeras y sus pelucas solidarias

Adriana Nakatsuka lucha todos los días contra el cáncer, en una tarea que la convierte en una guerrera de las tijeras, dando esperanzas a otros.

Adriana Nakatsuka es una misionera a la que la vida le ha puesto un duro rival en frente: el cáncer. En la sociedad esta enfermedad tiene una imagen atroz, al hablar de cáncer muchos lo vinculamos con la muerte. Pero Adriana explica que eso ya no es así, explica que hoy los tratamientos son mucho más alentadores y generan mayores probabilidades de sobrevida. Hoy es una ilustre ciudadana de su comunidad, llevando adelante su proyecto de Pelucas Solidarias para personas con cáncer. Armando pelucas gratis para los pacientes con cáncer.

Cuando Nakatsuka recibió la noticia de su enfermedad fue una situación traumática y dolorosa. Tanto para ella como para sus tres hijos y su esposo. Aunque ella explica que ahí apareció la resiliencia, esa capacidad de todo ser vivo para adaptarse, fortalecerse y convivir con su realidad. Además de esto, ella desarrolló su empatía, aprendió a ponerse en el lugar de los demás en todas las situaciones, no solo en las estresantes o dolorosas.

El otro golpe

El cáncer hace sentir sus golpes, no solo interiormente en quien lo padece, sino en su imagen también. El tratamiento tiene un efecto común en muchos, la pérdida de cabello. El cabello es parte de nuestra imagen, nuestra presentación, define también lo que es nuestra personalidad. La misionera, como lo esperaba, perdió su cabello y necesitaba una peluca. Esta costaba $30.000. Para algunos puede ser una cifra accesible, pero para muchos otros no. Adriana es peluquera en Oberá y empezó a investigar cómo confeccionar ella misma las pelucas.

Esto la puso en contacto con una señora de Buenos Aires que llevaba adelante un proyecto de Pelucas Solidarias. Prestaba pelucas a pacientes oncológicos. Le contó que todo era armado y confeccionado con materiales y cabello donado. En un acto de grandeza, le envió una peluca a la joven misionera y además unos pañuelos y turbantes para lucir en su cabeza.

Esto potenció el deseo de poner en marcha su propio proyecto de pelucas solidarias. La misionera se formó con distintos tutoriales y pudo armar su primera peluca. Un detalle fundamental es que Nakatsuka es peluquera, y eso le da otros conocimientos para enfrentar su situación.

La guerrera de las tijeras

Adriana Nakatsuka está luchando contra un enemigo muy fuerte, pero sus espadas hoy son sus tijeras. Y decidió lanzar el proyecto Pelucas Solidarias Misiones. Una idea que, por medio de donaciones, garantiza que un paciente pueda recibir su peluca absolutamente gratis. Además, su proyecto no solo se ha puesto en marcha, se ha popularizado en su comunidad. Por esto, además de armas, Adriana cuenta con un ejército de personas que colaboran para mejorar la calidad de vida de pacientes oncológicos. La guerrera de las tijeras confiesa que trabajar con niños es emocionalmente duro.

 


 

El armado

Nakatsuka cuenta que confeccionar una peluca le toma 10 días aproximadamente, no es una tarea difícil, pero requiere la destreza que ella posee. Ella clasifica el cabello por textura, color y forma. Con la máquina de coser une los cabellos a una cinta. Una vez que tiene un número necesario de cintas con cortinas de cabello, las pasa a un gorro y empieza a coser a mano. En esta dura tarea cuenta con la ayuda de un grupo de señoras que ponen manos a la obra para este proyecto.