clima-header

Buenos Aires - - Domingo 11 De Abril

Home Gente Historias de gente Julio Aro: los héroes con nombre

Julio Aro: los héroes con nombre

Julio Aro es un veterano de Malvinas que emprendió la noble tarea de identificar los cuerpos de los caídos en la guerra. Por eso, está postulado al premio Nobel de la Paz.

Historias de gente
Julio Aro

Decimos “guerra” y nos suena lejano. Nos suena a película, a algo que sucede en otra parte del mundo o a historia pasada. Excepto una, una que sentimos cerca, que nos toca la fibra más íntima, que nos conmueve: la guerra de Malvinas. Para los argentinos, es nuestra única guerra contemporánea, una guerra que nos dejó heridas que aún no sanan. Sin embargo, con los años, la imagen de esa guerra se fue romantizando, como un hecho épico que algunos viven casi como un partido de fútbol; un partido que terminó vengando Maradona en el Mundial del 86. Cuando, en realidad, la guerra se trató de miles de chicos de distintas provincias del país –casi adolescentes– que pasaron frío y hambre, que vieron la muerte cara a cara o que se encontraron con la propia, sin la preparación necesaria y –lo que es aún más triste– sin el reconocimiento merecido.

Esos chicos, que murieron en las islas o regresaron a casa con marcas que nunca pudieron superar, fueron condenados al olvido por muchos años. Los muertos (649 en total) permanecieron en la memoria de sus padres, madres, hermanos, amigos, que no habían podido despedirlos como hubiesen querido y que llevaron esa herida abierta durante años. Los vivos, los veteranos, no corrieron mejor suerte. Abandonados por el Estado y por la sociedad, debieron readaptarse a una vida que ya no les pertenecía, sin apoyo y conviviendo con fantasmas que los acechaban todos los días. Se calcula que el número de excombatientes que fallecieron a causa de suicidios es similar al de los caídos que hubo durante la guerra.

 

Resignificar el dolor

Julio Aro es veterano de la guerra de Malvinas. Como todos sus compañeros, vivió experiencias traumáticas en las islas y regresó a casa sintiendo que una parte de él había quedado allí. Oriundo de la ciudad de Mercedes (Buenos Aires), con los años logró resignificar todo ese dolor y puso en marcha un proyecto para darles un nombre a las tumbas anónimas que existían en el cementerio de Darwin. Un homenaje a los caídos, un bálsamo para sus familias, una herramienta para sanar como pueblo y como sociedad. Todo esto le valió a él y al británico Geoffrey Cardozo la postulación para el premio Nobel de la Paz.

Todo comenzó en 2008, cuando Julio viajó a las Malvinas para reencontrarse con esa parte de su vida tan llena de dolor, y para buscar a sus compañeros que habían quedado en las islas. En el cementerio, encontró 122 tumbas con la misma placa: “Soldado argentino solo conocido por Dios”. Inmediatamente, pensó en las madres de esos soldados, que no habían tenido una tumba donde llorar a sus hijos, a esos hijos que habían entregado a la Patria. Lo que no sabía Julio en ese momento era que quien se había ocupado de armar el cementerio de Darwin había sido Geoffrey Cardozo, un oficial inglés que –ante la imposibilidad de identificar los cuerpos– había decidido que las placas llevaran esa inscripción. Meses después, Aro y Cardozo se conocerían y comenzarían a trabajar juntos con un objetivo en común.

Julio Aro

 

No me olvides

Ese mismo año, junto con otros veteranos, Julio Aro realizó un proyecto de identidad compartida que llevó a que los invitaran a Londres para hablar de sus experiencias como excombatientes. Julio no habla inglés, por lo que Geoffrey Cardozo se ofreció como traductor. Fue él quien les aconsejó que formaran una fundación, y así nació No me olvides”.

A partir de ese momento, el objetivo de Aro fue uno solo: lograr que cada uno de esos soldados anónimos que descansaban en el cementerio de Darwin tuviera un nombre, una historia y una familia que pudiera despedirse de ellos como tendrían que haberlo hecho décadas atrás. El primero en ser identificado fue Gabino Ruiz Díaz, un soldado correntino al que pudieron rastrear por un número que encontraron en una de las placas del cementerio, que correspondía al de su DNI. Dieron con su madre, Elma Pelozo, quien aún vivía en el pueblo desde el que había visto partir a su hijo y nunca regresar. Ella fue la primera en donar su sangre para poder identificar cuál era el cuerpo de Gabino. Sin embargo, lograr el apoyo gubernamental que les permitiera llevar adelante el proyecto no fue fácil.

Quien entra en escena ahora en esta historia es ni más ni menos que el músico Roger Waters. Fue a través de él que la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió una carta y, tiempo después, el proyecto fue anunciado. Se sumaron, además, la Cruz Roja Internacional y el Equipo Argentino de Antropología Forense, organizaciones sin las cuales hubiera sido imposible llevar adelante esta tarea.

Años después, durante el Gobierno de Mauricio Macri, se firmó el acuerdo y comenzaron a hacerse los primeros trabajos de identificación. Para esto, se fue localizando a las familias de los caídos, para que ofrecieran su muestra de sangre de forma voluntaria. Quienes eran reacios a hacerlo terminaron por convencerse cuando se dieron a conocer los primeros resultados. Así, colaboraron para que sus hijos pudieran ser identificados. Posteriormente, los padres viajaron a las islas para visitar –ahora sí– las tumbas reales de sus hijos.

Ya son 115 los combatientes que han sido identificados: solo restan 7 más. Julio Aro y su equipo continúan en la búsqueda de los familiares. Además, la Fundación trabaja para ayudar de distintas formas a los padres y madres que dieron lo más importante que tenían: sus propios hijos. Y, sobre todo, para que nunca nos olvidemos de los héroes que, sin pensarlo, fueron a pelear por la Patria y por todos los argentinos. A ellos, nuestro mayor respeto.

Julio Aro

 

Fecha de Publicación: 02/04/2021

Compartir
Califica este artículo
5.00/5

Te sugerimos continuar leyendo las siguientes notas:

Malvinas Sobrevivientes de Malvinas: 37 años de injusticia
José Un excombatiente que ya descansa en paz

Temas

cat1-artículos

¡Escribí! Notas de Lector

Ir a la sección

Comentarios


No hay comentarios

Dejar comentarios


Comentarios

Tradiciones
carnaval humahuaqueño 4 simbologías del carnaval humahuaqueño

Cada pequeña acción en torno al carnaval tiene su explicación e historia. En esta nota te contamos l...

Argentinos por el mundo
Tatín López Salaberry Tatín López Salaberry, embajador del tango

Años después de desempeñarse como diplomático en Costa Rica, Oscar López Salaberry es un auténtico e...

Historia
Rita Latallada de Victoria Rita Latallada de Victoria: una entrerriana que no para de enseñar

Te contamos la historia de un ícono de la sociedad entrerriana. Una mujer que revolucionó a la socie...

Arte y Literatura
Carlos Busqued Carlos Busqued: en el filo crepuscular

Recientemente fallecido, el escritor chaqueño con solo dos libros tiene un lugar prominente dentro d...

fm-barcelona

Artículos


Quiero estar al día

Suscribite a nuestro newsletter y recibí las últimas novedades