Ser Argentino. Todo sobre Argentina

Enfermera y bombera: la historia de una heroína

Su nombre es Gabriela Fleitas y hace 25 años que es la única bombera voluntaria de la ciudad de Cipolletti. Te contamos la historia de su vida.

Ella es otra mujer más que se animó a romper con los ideales y estereotipos respecto a los trabajos según el género. Asegura que no hay profesiones masculinas o femeninas, y que todos estamos en igualdades de condiciones a la hora de elegir en qué queremos trabajar. Hoy ser bombera es su elección. 

Dentro de muy poco tiempo, Gabriela cumplirá 25 años de trabajo en el cuartel de Cipolletti. ¡Toda una vida dedicada al servicio de la comunidad de esa ciudad! Así es que reparte sus horas del dia como bombera en el barrio San Pablo y también como enfermera en dos clínicas privadas de la ciudad.

Su objetivo para este 2020 será conseguir el mayor rango dentro de la cuadrilla –el de suboficial mayor–, y para eso se está preparando.

El principio de todo

Gabriela llegó al cuartel de Cipolletti (Río Negro) durante su infancia, como cualquier hija que visita o acompaña a su padre al lugar de trabajo. ¡El ser bombera le llegó como herencia familiar, pero no reniega de ello, todo lo contrario!

Recuerda que, cuando ella tenía 22 años, el responsable del cuartel tuvo la iniciativa de incorporar mujeres a la cuadrilla. Una tarde cualquiera, su padre llegó del trabajo entusiasmado y le contó que la había inscripto para comenzar a colaborar.

Y así fue como aquella sirena que en sus primeros años de vida no tenía significancia, poco a poco se convirtió en un llamado a la adrenalina. Hoy agradece el impulso familiar que llevó a ser quien es y descubrir su pasión por esta profesión.

Su vida en el cuartel y un servicio que prioriza la equidad de género

Gabriela convive a diario con más de 40 hombres. Sin embargo, reconoce que es una más entre ellos. “La verdad es que jamás me hicieron sentir diferente ni me insinuaron que había cosas que no podía hacer por ser mujer. Acá hacemos todos el mismo trabajo”, contó.

Hoy el cuartel cipoleño tiene dos grandes proyectos por delante. Uno de ellos tiene que ver con la construcción de una nueva sede en el parque industrial. Otro, con lograr que más mujeres se sumen a la cuadrilla y revertir la histórica disparidad respecto a su composición.

Como dice la canción,  “pasito a pasito”. La rionegrina manifestó que la escuela de aspirantes ya tiene una gran cantidad de chicas y que ella hoy es parte del programa de formación. “La expectativa de mayor equidad entre mujeres y hombres en la dotación no pasa por una cuestión de igualdad de género, sino porque no hay razones para que las mujeres estén fuera del cuartel. El servicio no distingue entre géneros y, a partir de la capacitación, cualquiera que tenga la vocación puede cumplir con el trabajo”, concluyo Fleitas.

Fotos y video: gentileza lmneuquen.com

Rating: 4.50/5.